*Según Edwing Arteaga, vocero de los juristas, Carlos Guerra y el periodista Roberto Levi, pagaron a jóvenes menores de edad para que testificaran en contra del exalcalde, acción por la cual han interpuesto una denuncia contra los mencionados, por los delitos de concierto para delinquir, soborno en actuación penal, falsedad en documento público-privado y fraude procesal.

Por: German Ágamez

Tal como la había informado de manera exclusiva LA LIBERTAD, ante la Fiscalía General de la Nación fue presentada denuncia penal mediante apoderado judicial, el médico y ex alcalde del municipio de Puerto Colombia, Carlos Altahona Arraut, por la posible comisión de los delitos de concierto para delinquir, soborno en actuación penal, falsedad en documento público, y fraude procesal, entre otros, en contra de varias personalidades de Puerto Colombia.

De acuerdo a las informaciones obtenidas por este medio de comunicación, de las cuales ayer se dio un avance informativo, la denuncia nace desde el mismo momento en que se produjo la captura del ex alcalde Altahona Arraut, es decir hace siete meses, cuando un grupo especializado de investigadores privados, encontraron una serie de artimañas y montajes, para acabar personal y políticamente, al médico que lo ha dado todo por el bienestar del pueblo, desde

Según Edwing Arteaga Padilla, vocero de los abogados de Altahona, Carlos Guerra y el pe- riodista Roberto Levi, pagaron a jóvenes menores de edad para que testificaran en contra del exalcalde, acción por la cual, lo abogados del médico, han interpuesto una denuncia contra los mencionados, por los delitos de concierto para delinquir, soborno en actuación penal, falsedad en documento público-privado y fraude procesal.

El equipo jurídico de Altahona Arraut que está conformado por Edwing Arteaga Padilla, Osnaider Maya Villazón y Stewing Arteaga, confirmó además que tiempo atrás también fue denunciada la Fiscal que inició el caso en contra de Altahona, Gueryn Hernández Espitia, quien actualmente está separa del proceso.

Los hechos

Reza en la denuncia penal presentada por los abogados del ex alcalde Carlos Altahona Arraut, una serie de hechos considerados graves y que están penalizados en Colombia, por lo que se insistió en dicha acción en atención al artículo 67 del Código de Procedimiento Penal, el cual manifiesta que toda persona que conozca de un hecho punible lo debe informar a las autoridades para no convertirse en cómplice. “Queremos demostrar la responsabilidad de estas personas en el montaje que se adelantó contra Carlos Altahona, dijo el abogado Edwing Arteaga antes de iniciar una extensa explicación, de la forma como la defensa logró descubrir el complot en contra del ex calle de Puerto Colombia.

Los apartes más importantes de esa declaración de Edwing Arteaga Padilla son los siguientes:

“Todo empieza en mitad del año 2018. El señor Carlos Guerra tenía la pretensión de aspirar a la Alcaldía de Puerto Colombia, pero se encuentra con el inconveniente de que Carlos Altahona también iba a aspirar a dicho cargo y sabemos que sería una victoria inevitable la del señor Altahona. Entonces ellos planean un trabajo. Recordemos que este proceso contra Carlos Altahona no empezó por una denuncia. Extrañamente empieza por una supuesta notica del año 2016, lo cual es lo que le da la apertura al proceso penal. O sea, todo arranca en el 2018 con una noticia de 2016. Se reúnen Carlos Guerra y Roberto Levi y convocan a un joven de Puerto Colombia al que denominaremos el joven J. Al joven J le dicen que ellos desean que haga parte de su proyecto político para la transformación de Puerto Colombia y que necesitan su apoyo.


Pantallazo de una conversación de Roberto Levi con uno de los jóvenes

En posteriores reuniones que se realizan en el Restaurante Sabina, que es de propiedad del señor Carlos Guerra, le dicen en concreto lo que tiene que realizar. Y lo que tiene que realizar es buscar a unos jóvenes menores de edad, que manifiesten que tuvieron relaciones sexuales con Carlos Altahona a cambio de dinero. Le dicen además al joven J que lo van a convertir en concejal de Puerto Colombia, con un aval del partido Centro Democrático. Además, mientras tanto te vamos a conseguir trabajo y te daré respaldo económico, le dijo Carlos Guerra al joven J.

El Joven J empieza a ha- cer su ‘trabajo’ y contac- ta al joven NT y declara lo que le dicen que debe declarar. Después, J trae a otra persona que es su primo hermano y es menor de edad y se reúne con Carlos Guerra quien le dice qué tiene que hacer. Y esto era que debía decir que, como tiene 15 años, cuando tenía 13, tuvo relaciones sexuales con Carlos Altahona a cambio de dinero.

El joven NT asume un papel protagónico dentro del tema y se da la tarea de traer más jóvenes a este ejercicio, trae a un joven OD y trae a otro joven llamado RG. Con el tiempo los actos de investigación de la defensa arrojaron que RG era el cuñado de NT, y otro joven OC”.

¿Cómo nos empezamos a dar cuenta?
Continuó diciendo Edwing Arteaga que, “la madre del joven OC, contacta a la defensa para decir, ‘miren he escuchado que mi hijo está siendo objeto de ‘bullying’ y que es víctima dentro del proceso contra Carlos Altahona, lo cual no es cierto, el no tiene nada que ver con el tema, tengo que verlo yo misma para creerlo’, por lo cual le presentan un video de una entrevista donde está presente su hijo. Cuando la mujer ve el video se sorprende y dice, “este no es mi hijo OC, este es mi hijo JC”, es decir que hubo una suplantación, el joven NT contactó al joven JC para decirle lo que tenía que hacer, ‘hazte pasar por tu hermano para que te ganes la liga, tu hermano tiene 15 años, di que hace dos años fuiste contratado por Carlos Altahona en redes sociales y tuviste relaciones sexuales con el’.

A partir de este hecho quedó claro la parte de la suplantación. A un joven le pagan para que se haga pasar por su hermano menor diciendo que el hecho había ocurrido, haciéndose público.

La madre al ver esto trae a su hijo, que es un joven con problemas de drogadicción que se encuentra en un centro de rehabilitación de Cali, para que de la declaración y obviamente él cuenta como ocurrió todo, dijo: “el joven NT me contrató, eso ocurrió el día 1 de marzo, en horas de la tarde, me llevan a la URI”.

Nosotros cuestionamos desde el principio como el niño no está en compañía de su mamá; no hay su consentimiento informado y así se le tomó la entrevista, luego de eso cuando el joven sale de allí dice, “me llevaron a un restaurante, pero no me bajé del carro y en el restaurante sale una persona, recibe el dinero y me entrega a mi la suma de 50 mil pesos, el restaurante se llama Sabina en la Carrera 52 con 76”.

Por otra parte, el jurista Arteaga sostuvo que tiene en su poder más de 60 soportes documentales en los que se demuestra cómo el señor Carlos Guerra Sanz entregaba dinero a un grupo de jóvenes para mantener su plan. Agregó Arteaga que el señor Carlos Guerra fue Cónsul honorario de España en Barranquilla hasta el día 28 de agosto, cuando renunció debido a que se dio a conocer todo el entramado del montaje contra Carlos Altahona.

Los videos que comprometieron a Altahona

Sobre el tema de los videos y fotografías que dieron a conocer las autoridades en el momento de la captura del ex alcalde Carlos Altahona, el abogado Edwing Arteaga dijo lo siguiente: A Carlos Altahona le venían haciendo un seguimiento. Ellos sabían que ese día habría varias personas en la casa, porque es costumbre que haya actividad deportiva los viernes en la noche; recordemos que el operativo fue un sábado en la madrugada. Los jóvenes que parecen en los videos habían terminado su actividad deportiva a la 1:00 de la mañana del sábado. Las imágenes muestran que los jóvenes vienen de realizar deporte, ya que lucen la indumentaria que se usa en estos casos. Más que eso, hay otra cara de la moneda. Los jóvenes son valorados médicamente y el resultado dice que ninguno de los 4 jóvenes que allí estaban había sido tocado. Son mayores de 14 años, se les entrevista y ellos dicen que nunca han sido abusados, lo cual es corroborado por los padres de ellos.

La coyuntura que utili- zaron para darle credibilidad a todo el montaje, termina cayéndose en la medida que no hay nada que corrobore que en esa vivienda estos jóvenes estaban siendo abusados. Cabe aclarar además que los jóvenes, hallados en la diligencia de allanamiento no tienen nada que ver con los jóvenes que aparecen como víctimas en el nuevo proceso penal”, terminó diciendo el abogado Edwing Arteaga Padilla.

sona que conozca de un hecho punible lo debe informar a las autorida- des para no convertirse en cómplice. “Queremos demostrar la responsabilidad de estas personas en el montaje que se adelantó contra Carlos Altahona, dijo el abogado Edwing Arteaga antes de

iniciar una extensa ex- plicación, de la forma como la defensa logró descubrir el complot en contra del ex calle de Puerto Colombia.

Los apartes más importantes de esa declaración de Edwing Arteaga Padilla son los siguientes:

“Todo empieza en mi- tad del año 2018. El se- ñor Carlos Guerra tenía la pretensión de aspirar a la Alcaldía de Puerto Colombia, pero se encuentra con el inconveniente de que Carlos Altahona también iba a aspirar a dicho cargo y sabemos que sería una victoria inevitable la del señor Altahona. Entones ellos planean un trabajo. Recordemos que este proceso contra Carlos Altahona no empezó por una denuncia. Extrañamente empieza por una supuesta notica del año 2016, lo cual es lo que le da la apertura al proceso penal. O sea, todo arranca en el 2018 con una noticia de 2016. Se reúnen Carlos Guerra y Roberto Levi y convocan a un joven de Puerto Colombia al que denominaremos el joven J. Al joven J le dicen que ellos desean que haga parte de su proyecto político para la transformación de Puerto Colombia y que necesitan su apoyo.

Pantallazo de una convera- ción de Roberto Levi con uno de los jóvenes.

En posteriores reuniones que se realizan en el Restaurante Sabina, que es de propiedad del señor Carlos Guerra, le dicen en concreto lo que tiene que realizar. Y lo que tiene que realizar es buscar a unos jóvenes menores de edad, que manifiesten que tuvieron relaciones sexuales con Carlos Altahona a cambio de dinero. Le dicen además al joven J que lo van a convertir en concejal de Puerto Colombia, con un aval del partido Centro Democrático. Además, mientras tanto te vamos a conseguir trabajo y te daré respaldo económico, le dijo Carlos Guerra al joven J.

El Joven J empieza a ha- cer su ‘trabajo’ y contac- ta al joven NT y declara lo que le dicen que debe declarar. Después, J trae a otra persona que es su primo hermano y es me- nor de edad y se reúne con Carlos Guerra quien le dice qué tiene que ha- cer. Y esto era que debía decir que, como tiene 15 años, cuando tenía 13, tuvo relaciones sexuales con Carlos Altahona a cambio de dinero.

El joven NT asume un papel protagónico den- tro del tema y se da la tarea de traer más jóve- nes a este ejercicio, trae a un joven OD y trae a otro joven llamado RG. Con el tiempo los actos de investigación de la defensa arrojaron que RG era el cuñado de NT, y otro joven OC”.

¿Cómo nos empezamos a dar cuenta?
Continuó diciendo Edwing Arteaga que, “la madre del joven OC, contacta a la defensa para decir, ‘miren he escuchado que mi hijo está siendo objeto de ‘bullying’ y que es víctima dentro del proceso contra Carlos Altahona, lo cual no es cierto, el no tiene nada que ver con el tema, tengo que verlo yo misma para creerlo’, por lo cual le presentan un video de una entrevista donde está presente su hijo. Cuando la mujer ve el video se sorprende y dice, “este no es mi hijo OC, este es mi hijo JC”, es decir que hubo una suplantación, el joven NT contactó al joven JC para decirle lo que tenía que hacer, ‘hazte pasar por tu hermano para que te ganes la liga, tu hermano tiene 15 años, di que hace dos años fuiste contratado por Carlos Altahona en redes sociales y tuviste relaciones sexuales con el’.

A partir de este hecho quedó claro la parte de la suplantación. A un joven le pagan para que se haga pasar por su hermano menor diciendo que el hecho había ocurrido, haciéndose público.

La madre al ver esto trae a su hijo, que es un joven con problemas de drogadicción que se encuentra en un centro de rehabilitación de Cali, para que de la declaración y obviamente él cuenta como ocurrió todo, dijo: “el joven NT me contrató, eso ocurrió el día 1 de marzo, en horas de la tarde, me llevan a la URI”.

Nosotros cuestionamos desde el principio como el niño no está en com- pañía de su mamá; no hay su consentimiento informado y así se le tomó la entrevista, luego de eso cuando el joven sale de allí dice, “me llevaron a un restaurante, pero no me bajé del carro y en el restaurante sale una persona, recibe el dinero y me entrega a mi la suma de 50 mil pe- sos, el restaurante se llama Sabina en la Carrera 52 con 76”.

Por otra parte, el jurista Arteaga sostuvo que tiene en su poder más de 60 soportes documentales en los que se demuestra cómo el señor Carlos Guerra Sanz entregaba dinero a un grupo de jóvenes para mantener su plan. Agregó Arteaga que el señor Carlos Guerra fue Cónsul honorario de España en Barranquilla hasta el día 28 de agosto, cuando renunció debido a que se dio a conocer todo el entramado del montaje contra Carlos Altahona.

Los videos que comprometieron a Altahona

Sobre el tema de los vi- deos y fotografías que dieron a conocer las au- toridades en el momento de la captura del ex alcalde Carlos Altahona, el abogado Edwing Arteaga dijo lo siguiente: A Carlos Altahona le venían haciendo un seguimiento. Ellos sabían que ese día habría varias personas en la casa, porque es costumbre que haya actividad deportiva los viernes en la noche; recordemos que el operativo fue un sábado en la madrugada. Los jóvenes que parecen en los videos habían terminado su actividad deportiva a la 1:00 de la mañana del sábado. Las imágenes muestran que los jóvenes vienen de realizar deporte, ya que lucen la indumentaria que se usa en estos casos. Más que eso, hay otra cara de la moneda. Los jóvenes son valorados médicamente y el resultado dice que ninguno de los 4 jóvenes que allí estaban había sido tocado. Son mayores de 14 años, se les entrevista y ellos dicen que nunca han sido abusados, lo cual es corroborado por los pa- dres de ellos.

La coyuntura que utili- zaron para darle credibilidad a todo el montaje, termina cayéndose en la medida que no hay nada que corrobore que en esa vivienda estos jóvenes estaban siendo abusados. Cabe aclarar además que los jóvenes, hallados en la diligencia de allanamiento no tienen nada que ver con los jóvenes que aparecen como víctimas en el nuevo proceso penal”, terminó diciendo el abogado Edwing Arteaga Padilla.

#políticaconLibertad