Por: Redacciión.

La propuesta del presidente del Congreso, Lidio García, para que los congresistas se bajen el sueldo tendrá su primer pulso mañana martes. Para ese día, García tiene previsto instalar una urna “transparente” en la plenaria del Senado para que los se- nadores contesten, de una vez por todas, si están dispuestos a caminarle a la idea como una respuesta del Legislativo a los reclamos sociales de los últimos días. Si la mayoría dice que sí, se tramitaría una reforma constitucional para bajarse el sueldo un 15 por ciento. Y si dicen que no, seguramente la propuesta habría llegado a su fin. El problema está en que esta reducción ya se intentó en el Capitolio y fracasó estruendosamente. Congresistas indignados

La posición de la directora administrativa de la Cámara, Carolina Carrillo, sigue complicándose. Varias personas en la corporación la culpan de no solucionar el problema en la plataforma de la Cámara que ocasionó, entre otros inconvenientes, que los representantes no hubieran podido recibir su pago de noviembre en los días que tradicionalmente sucede. Esto causó gran molestia entre los congresistas, que aprobaron por unanimidad una propuesta del liberal Carlos Ardila para citar a Carrillo a un “debate de control político”. La directora informó que el pago de los trabajadores de la corporación, incluidos los representantes, será a más tardar este jueves, ya que, por los problemas de la plataforma, la nómina debió hacerse a mano.

#politicaconLibertad