Por: Redacción.

El anuncio de Cambio Radical de apoyar la reforma tributaria en el Congreso le aseguró al Gobierno, en el papel, las mayorías mínimas para lograr su aprobación.

Pero si el Ejecutivo quiere obtener una votación más holgada y estar más tranquilo, deberá conciliar algunas propuestas al proyecto de ley de otras fuerzas mayoritarias en el Capitolio.

La reforma tributaria entra a su etapa definitiva en el Congreso esta semana.

Según se supo, la idea es elaborar las ponencias para los últimos debates en Senado y Cámara esta semana, anunciarlo el lunes 16 de diciembre y votarlo entre el 17, 18 y 19 de diciembre. Es decir, que habría extras estos tres últimos días. El aire que necesitaba la iniciativa vino de Cambio Radical, cuyo respaldo se oficializó el pasado lunes, tras una reunión entre el presidente Iván Duque y el exvicepresidente Germán Vargas, en la Casa de Nariño.

Luego de ese encuentro, varios congresistas de la colectividad fueron enfáticos en que este respaldo no se daba a cambio de participación en el Gobierno, sino simplemente a que el Ministerio de Hacienda había acogido varios artículos propuestos por esta colectividad.

El acuerdo para que Cambio Radical llegara a la reforma se comenzó a cocinar a principios de noviembre luego de una reunión entre Fuad Char, jefe de la familia Char; Vargas, jefe natural del partido, y el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquil- la, en la que estuvieron presentes otros congresistas del partido. Como se sabe, en Cambio Radical confluyen los sectores de los Char y de Vargas que, en la mayoría de las ocasiones, coinciden en sus posiciones políticas.

Con el respaldo de Cambio Radical, la iniciativa tendría en el papel los votos justos para pasar en Senado y Cámara. Por los lados del Senado tiene asegurados 19 votos del Centro Democrático.

Con el respaldo de Cambio Radical, la iniciativa tendría en el papel los votos justos para pasar en Senado y Cámara. Por los lados del Senado tiene asegurados 19 votos del Centro Democrático, el partido de Duque, 14 del Partido Conservador y seis entre los movimientos cristianos Mira y Colombia Justa Libres. Estos cuatro partidos se declararon de gobierno y han sido amigos del Ejecutivo.

A este bloque de 39 apoyos habría que sumar al senador por Mais Jonatan Tamayo, ‘Manguito’, quien está del lado del uribismo. Ahí irían 40 votos, a los que se adicionarían 16 de Cambio Radical, para llegar a la cifra mágica de 56.

#politicaconLibertad