Por: Redacción.

De esta manera se pronunció la edil de la localidad suroriente Rosiris Martínez Oliveros señalando que se siente satisfecha por el deber cumplido y complacida por las gestiones que realiza en beneficio de la gente de su localidad. Rosiris Martínez fue la única edil de su localidad que durante 10 largos años luchó a sol y agua para lograr que los damnificados de los barrios La Bendición de Dios, La Luz y La Chinita que resultaron afectados por las inundaciones del año 2010, les fueran adjudicadas unas vivien- das en los programas que el Gobierno nacional destinó en tal sentido.

“Durante 10 años trabajé al frente de esta situación para lograr la consecución de un programa de vivienda en el cual fueran vinculadas las 206 familias de la Bendición de Dios que resultaron damnificadas por el fuerte invierno de ese año que tantos estragos ocasionó en el departamento con el desbordamiento del canal del Dique, debo decir que me siento satisfecha porque mis esfuerzos dieron los frutos deseados al lograr que a estas personas les dieran sus casitas para habitar en la Urbanización Lluvia de Oro que se encuentra en jurisdicción del municipio de Malambo, a pocos metros de la Central de Abastos del Caribe “, señaló Rosiris Martínez. El ‘niño dios’ llegó grande y bonito.

Y precisamente uno de los personajes que resultó damnificado con la ola invernal y que ahora ya tiene su propia casita, es Germán Segundo Rodriguez Díaz, un hombre padre de 6 menores que al igual que su compañera sentimental, sufrieron los avatares de la vida al ir de casa en casa buscando una donde poder alojar a su familia mientras se abría el proceso para la consecución de su propia vivienda.

“Fueron 10 años pagando un arriendo de 250 mil pesos que nos daba la alcaldía pero eso no alcanzaba para pagar una vivienda digna donde alojar a mis hijos y mujer, esa plata no alcanzaba para pagar los servicios que están caros en esta ciudad, la comida, la educación y la salud de mis hijos tenía que rebuscarla como fuera y eso es pesado, pero hoy gracias a la gestión de la edil Rosiris Martínez puedo decir que por fin tengo mi casa propia, ella me inscribió en Edubar luego de un censo y de andar a pleno sol buscando donde era que nos iban a reubicar, gracias a la edil a su granito de arena aportado en esta situación, podemos decir que el Niño Dios llegó grande y bonito en esta navidad”, señaló Germán Segundo.

Finalmente Rosiris Martínez indicó que a pesar de no haber salido triunfante en las pasadas elecciones a edil de su localidad, su labor como líder social y defensora de los derechos de la mujer los seguirá realizando ayudando a los más necesitados y beneficiando a quien le solicite su ayuda.

#politicaconLibertad