Por: German Ágamez.

Hernando Galofre habló para La Libertad y dijo que “no se puede distraer la atención de la comunidad vendiendo la idea de que esta decisión va en contra de la tecnología y de la innovación en el sector transporte. Esto es totalmente falso”.

Ante la polémica generada en el país por la decisión de la Superintendencia de Industria y Comercio de suspender las actividades del sistema de transporte individual conocido como Uber, el Diario La Libertad consultó a un empresario del gremio del transporte tipo taxi, para conocer su opinión sobre la decisión que la que tanto se habla hoy en Colombia.

Hernando Galofre Manotas, quien tiene más de 25 años en esta actividad, se refirió a este importante tema de la siguiente manera: “el gremio del servicio de transporte individual, tipo taxi, ha recibido con agrado, aunque un poco tarde, esta decisión de la Superintendencia de Industria y Comercio, porque se trata de meter en cintura a aquellas em- presas que quieren ejercer una actividad que está regida por el Estado, pero que no lo quiere hacer dentro de la regulación que ya está establecida; entonces aquí hay que ser muy claros y no se puede distraer la atención de la comunidad vendiendo la idea de que esta decisión va en contra de la tecnología y de la innovación en el sector transporte. Esto es totalmente falso”, dijo.


Hernando Galofre Manotas

Agregó Galofre que, “el gobierno lo que está haciendo es defender la normatividad vigente, defender una actividad formal que por muchos años le ha aportado al país desde los distintos puntos de vistas tributarios, de servicios y otros, de una manera formal y organizada atendiendo a las normas que la regulan. Entonces aquí lo que se trata es de meter en cintura una aplicación, una empresa que definitivamente está prestando servicio público de transporte y lo está haciendo a través de vehículos no autorizados como es el caso de Uber, haciéndolo a través de carros particulares”. Añadió el dirigente que, “hay otras aplicaciones que son mixtas y están prestando el servicio a través de particulares y taxis; esas aplicaciones también deben meterse en cintura y ser única y exclusivamente a través de taxis, que es el servicio que está habilitado por el gobierno para prestar el servicio público de transporte individual”.

Por otra parte, Hernando Galofre sostuvo que, “nosotros vemos con muy buenos esto, porque es el comienzo de meter en cintura está aplicaciones y a cualquier otra empresa que quiera venir a prestar servicio no autorizado. El transporte a través de los años ha sido una de las actividades más perjudicadas por la informalidad. Vemos como la informalidad ha ido creciendo y las autoridades se han hecho los oídos sordos y los ojos ciegos y han dejado crecer fenómenos como el mototaxismo, como el motocarrismo y ahora con las aplicaciones, a las que las dejaron coger mucha ventaja y ahora estas se creen con más autoridad que el Estado y lo retan incluso, y lo amenaza con demandas, cuando realmente quienes están incumpliendo las normas son ellos”.

Quiénes se benefician

Gallofee Manotas hizo una precisión acerca de los requisitos y deberes que debe cumplir una empresa de este tipo de transporte. “Aunque la gran mayoría de los usuarios son quienes se quejan de la salida de Uber, resulta que los usuarios son los más desprotegidos con estas aplicaciones, porque todo taxi que esté circulando el área metropolitana de Barranquilla y en el país en general, debe tener una póliza de responsabilidad civil contractual que cubre los riesgos de la persona que va dentro del carro como pasajero. Eso no lo tienen los vehículos particulares. Adicionalmente a eso, detrás de cada taxi que se mueve en Colombia, hay una empresa de transporte que responde por las actividades ilegales, por los accidentes del taxi, y eso no lo tiene Uber. Uber no es responsable solidariamente por ningún daño o por ningún accidente que cause un carro que esté afiliado a dicha entidad y que su servicio lo haya a través de esta plataforma y por lo que Uber se lucra de eso. Pero nunca responde solidariamente en materia civil por los daños causados por los afiliados a ellos, mientras que las empresas de transporte público habilitadas para esto, en el tema de taxis, si responden solidariamente”.

Señaló además e dirigente que “tanto los usuarios como la gente de la calle, lo carros, los particulares y demás, están siendo respaldados por unas pólizas que obligatoriamente los taxis tienen que comprar. Luego entonces, al usuario es a quien más le conviene que la actividad de los taxis siga y que continúe así de regulada como está, para que no se vuelva esto un desorden con cualquier cantidad de vehículos haciendo transporte público, de los cuales nadie sabe quiénes son los conductores, ni hay un registro de los mismos, ni hay póliza de responsabilidad civil para el usuario ni para los terceros que están afuera. Estas son garantías que da un transporte formal y esto lo tenemos con los taxis”, concluyó Hernando Galofre Manotas.

#politicaconLibertad