Por: Redacción.

El sacerdote holandés Cirylo Swinne fue el invitado a La Entrevista de Emisora Atlántico el pasado miércoles, en la cual sostuvo un ameno diálogo con Jorge Cura.

Swinne expresó que ha visto un gran cambio en muchos barrios de la ciudad durante los últimos años, luego de que arribó a esta capital en el año 1977, por lo que conoce como pocos el suroccidente de Barranquilla. Cuando Jorge Cura le preguntó cómo va la ciudad desde su perspectiva, el reverendo Cirylo contó una anécdota.

“Yo estaba el viernes en la noche recorriendo el barrio 7 de Agosto. Hace varios años ese era un barrio muy pobre con muchos problemas; era un pantano, además tenía problemas de droga, violencia e inseguridad. Pasé por allá este viernes y me dio la impresión de que estaba en La Candelaria de Bogotá o en Getsemaní de Cartagena. Como

ha cambiado ese barrio; también es un milagro porque de un momento a otro, lo pavimentaron en solo dos meses. Yo pensba que se iban a demorar unos 5 años en pavimentarlo, pero me fui de la ciudad dos meses y cuando volví ya estaba pavimentado”, dijo Cirylo.

Agregó el sacerdote que en 7 de Agosto, “la gente sentada muy tranquila en las puertas de sus casas. El tema de inseguridad es muy relativo. Nosotros paseamos por el barrio. Un amigo aficionado a la fotografía tomó sus fotos sin ningún temor, sin problemas. La gente hablando tranquila. Quedé muy gratamente impresionado”, dijo.

El religioso, quien por mas de 40 años ha convivido en el suroccidente de nuestra ciudad realizando todo tipo de obras sociales, habló de otra cosa que le ha llamado la atención. “Otro barrio que ha cambiado de manera impresionante es la

Paz. Cuando uno quiere comprar un casa en un barrio similar a La Paz, una casa de un área de aceptable tamaño, de unos 20 metros por 10, puede costar entre unos 25 y 40 millones de pesos. Hoy en La Paz, una casa con estas características puede costar entes 200 y 300 millones de pesos. La Paz ha cambiado de manera impresionante. Hoy mucha gente visita ese barrio”, dijo.

Agregó que “Barranquilla ha cambiado mucho. Yo conocí a la ciudad en el año 1977 cuando llegué a Colombia”.

Por otra parte, Cirylo Swinne afirmó que la población de jóvenes es uno de los sectores en los que más hace falta inversión para alejarlos de las drogas y la violencia, pero esto no se logra de la noche a la mañana, sino trabajando poco a poco con mayor inversión social ”, resaltó.

#politicaconLibertad