Por: Caroline Miranda

Pese al aislamiento preventivo decretado por el Gobierno nacional, aún hay sectores que no se lo toman en serio y personas irresponsables que se dirigen al centro de Barranquilla, en el famoso mercado, donde vendedores, bicitaxistas y compradores continúan como si nada estuviese pasando, como si la pandemia fuera un juego donde la muerte no participa.

Estas personas inconscientes, no entienden que si no se cumple el aislamiento habrá muchas personas más contagiadas, olvidan el peligro que entraña el virus del Covid-19, mismo que ha devastado y dejado sin vida a miles de personas en varios países del mundo, que también creyeron que se trataba de un juego, algo sin mucha importancia, una simple gripe que a los días ya no estaría.

“Yo vengo porque si no trabajo ¿qué come mi familia?, ellos no salen pero a mi me toca, tengo la necesidad y debo mantenerlos, aunque esto que hago no dé mucho por lo menos pone un plato de comida en la mesa todos los días”, contó un bicitaxista al Diario LA LIBERTAD.

Nadie se esperaba que el coronavirus nos haría llegar a estos extremos en los que hoy nos encontramos, y en el centro de la ciudad no ven los grandes riesgos que corren al manipular distintos alimentos sin seguir las medidas de higiene, lo mismo para los bicitaxistas que viven del día a día, lo ideal sería manipular la comida con guantes y que los visitantes siempre tengan tapabocas, pero en este lugar no siguen normas.

Hoy el mercado de Barranquilla se puede convertir en un foco de infección, por eso las autoridades deben acercarse a este lugar para establecer el orden y supervisar que las medidas se estén tomando sin excepciones.

Aquellos que por circunstancias excepcionales deben seguir prestando un servicio público esencial, son quienes deben dar el mejor ejemplo atendiendo a las personas y cumpliendo con una las medidas dictadas por el gobierno.

No siendo suficiente, también en los supermercados de la ciudad están desacatando las medidas de distanciamiento social, igual que las personas que van a hacer los cobros de familias en acción en los diferentes puntos de la ciudad, pues en las largas filas es donde
más se suelen aglomerar las personas, donde no guardan ni medio metro de distancia.

Para esos que desatienden las órdenes y no se toman en serio los llamados de las autoridades, aquellas personas que no están dentro de las excepciones, son quienes deben aislarse tal como lo establece la norma, de lo contrario serán dignos a fuertes sanciones. En una visita hecha por el Diario LA LIBERTAD se pudo observar que no se dan las mínimas normas de prevención en cuanto a manipulación y venta de alimentos, lo que sugiere que esto podría convertirse en un verdadero foco de infección.

#politicaconLibertad