Por: Caroline Miranda

Desde el inicio de esta cuarentena preventiva obligatoria, en el Distrito de Barranquilla las clases en las instituciones educativas comenzaron a ser virtuales, teniendo en cuenta los lineamientos del Ministerio de Educación Nacional, del mismo modo las entregas del Programa de Alimentación Escolar, PAE, por parte de la Secretaría de Educación estuvieron paralizadas hasta el lunes 11 de mayo, que reactivaron el programa y los padres de familia recibieron el aval para dirigirse a buscar los paquetes.

Una madre de familia en diálogo con el Diario LA LIBERTAD expresó su inconformidad con el paquete de alimentos que envió la Secretaría de Educación a los hogares de los niños que hacen parte de las instituciones, sin embargo, no todos los estudiantes reciben el beneficio, puesto que el Programa de Alimentación Escolar dispone, de acuerdo con lo estipulado por el Ministerio, la focalización a estudiantes de primaria, población con discapacidad, etnias y estudiantes en jornada única registrados en el Simat y debidamente matriculados en las instituciones educativas distritales.

Los padres de familia explicaron que su inconformidad se debe a que los productos dentro del paquete recibido parecen ser desayunos y no almuerzos como muchos esperaban; “este es un abuso contra las niñas y los niños del Distrito, nosotros pensamos que eran los desayunos, pero a los que les da almuerzos esperábamos que les entregaran granos, arroz y verduras”.

Explicaron que los menores comenzaron sus clases hace 15 días, es decir, esta es la tercera semana, por lo que esperaban recibir las cantidades correspondientes a esos días, lo cual no fue así: “no mandan las cantidades que deben, mandan galletas, panes y colecheritas de almuerzo, los niños en los colegios no almuerzan eso, como es posible que les manden esto y mandan a las personas a buscarlo y a exponerse, alguien tiene que defender los intereses de la gente más necesitada”, expresó la acudiente.

En Barranquilla, el PAE ha beneficiado a más de 110.000 estudiantes del Distrito, incluyendo a la población vulnerable, según un informe de la Secretaría de Salud en condiciones normales los niños hubieran podido trasladarse a la institución y recibir el alimento en sus instalaciones, pero debido a la emergencia sanitaria no pueden brindar las raciones preparadas de desayuno o almuerzo ni los alimentos que conformaban esta ración como frutas y verduras, abarrotes o proteínas.

Para los acudientes de los menores las raciones deben corresponder a los alimentos empacados, ya que son conscientes que no pueden hacer entregas de alimentos preparados; “mucha gente que se quedó sin trabajo estaba esperanzada en estas entregas para tratar de subsistir mientras que resuelven su situación, ahora en los estratos más bajos que deben necesitar más que eso para sus hijos”. Por su parte, la Secretaría de Educación explicó que realizan el suministro de la ración industrializada, la cual cuenta con las condiciones establecidas por la Unidad Nacional de Alimentación Escolar para la época de emergencia.

El complemento alimenticio entregado a los acudientes de los estudiantes aporta el 20% de los nutrientes y contiene 10 bebidas lácteas, 10 alimentos en cereal, 6 frutas de mano o frutas de mayor tamaño para consumir en 6 tiempos y 4 postres.

“Niños en condiciones vulnerables no se tienen en cuenta” Durante esta primera semana de operación, 129 sedes de instituciones educativas adelantan la entrega de complementos alimenticios a 80.000 estudiantes, correspondientes a más de 800.000 raciones industrializadas para el consumo durante 10 días escolares, no obstante, los productos del programa no cumplen con la tabla nutricional según lo que expresa la madre de una alumna de la Institución Educativa Distrital Madre Marcelina.

“Hay niños que necesitan una buena alimentación y por la pandemia las cosas están un poco difíciles, como hacen esos padres de familia que esperaban los productos empacados para ellos realizar los almuerzos de sus hijos en casa, los mismos que les entregaban en los colegios, pero hechos en casa, la Secretaría de Educación tenía que pensar en eso, porque no todos contamos con condiciones estables, tal vez esa comida para los niños en el colegio era la mejor en todo el día, y era lo que sus padres esperaban para ellos, que mal que no tengan en cuenta a la población más vulnerable en estos casos”, expresó la madre de familia.

#politicaconlibertad