Por: UNIDAD INVESTIGATIVA LL

La experiencia no se improvisa y nuestras abuelitas siguen siendo las sabias, más cuando notaban o sospechaban de algo raro o extraño y expresaban: “Desde que el río suena, es porque piedras trae”.

Palabras estas que traemos a colación, para referirnos a la aparición del supuesto ‘Cartel del Covid-19, en el Atlántico’.

A través de las redes sociales se han venido realizando denuncias, en un gran número, de personas que están siendo ingresadas de urgencia por lesiones causadas en su cuerpo debido a accidentes caseros, que presentan dolor a causa de un cáncer, o son pacientes crónicos que llevan años con padecimientos productos de enfermedades agudas y son dejadas hospitalizadas por sospechas del Covid-19.

Y en otros casos, se ha denunciado que pacientes que han muerto por cualquier causa, fueron rotulados antes de morir como afectados por Covid-19, cuando sus familiares están seguros que no es cierto, pero que no pueden demostrar lo contrario debido a que sus cuerpos fueron cremados, supuestamente por protocolos internacionales, cuando sabemos que ese hecho es violatorio de los Derechos Humanos, tal como lo informamos oportunamente en días anteriores y con su respectivo sustento jurídico.

Así mismo, se ha denunciado a través de las redes sociales, que algunas clínicas de Barranquilla y del departamento del Atlántico, están recibiendo recursos por cada paciente que sea Covid-19.

Por todo lo anterior, y teniendo en cuenta a las sabias abuelitas, nos tomamos el trabajo de hacer la correspondiente investigación, porque desde que la gente se atreve a denunciar y poner la cara a través de videos, esto nos lleva a pensar que ese dicho debe tener un alto porcentaje de verdad y a no dejarlos como una simple especulación para ganar seguidores.

EL VICEMINISTRO DE SALUD

Sobre estos temas que se han descrito anteriormente, sin duda alguna las redes sociales se han disparado y prendido las alarmas, en el Atlántico, precisamente, porque se habla de la aparición de un cartel, hecho grave que debemos llegar hasta el fondo, para saber qué es lo que realmente está pasando, debido a que todo no lo podemos poner en duda, siguiendo lo que piensan y dicen los expertos.

De esas informaciones publicadas por las redes sociales, nos llama poderosamente la atención de un supuesto pago a las clínicas por personas fallecidas a causa de la pandemia y que, incluso, han denominado ‘El Cartel del covid-19’.

Sobre este hecho, el viceministro de Salud, Luis Alexander Moscoso, afirmó el pasado martes 26 de mayo, en entrevista con medio de comunicacón radial local que esta información es falsa, manifestando que no es cierto que alguien esté pagando por las personas fallecidas por el Covid-19 y que esto está muy lejos de la realidad.

“Lo que se le paga a las IPS, clínicas, hospitales es lo que le pagan las EPS por la prestación del servicio de la misma forma que se ha venido adelantando en todo periodo.

No se les paga valor adicional, hay unos valores determinados que se llaman canastas y son valores adicionales al pago que hace el Estado a cada EPS, pero eso entrará a regir en las épocas de altos picos”, concluyó el viceministro Moscoso.

Si se hace un análisis sobre lo expresado por el viceministro se podría llegar a la premisa que si los picos se incrementan se produce el desembolso y por ello es plausible que en el Atlántico es conveniente mostrar que los picos están en su esplendor y la mejor manera de medir esto es por las estadísticas que se reflejan en el número de muertos y de contagiados que registra el departamento, sobrepasando a Bogotá y al departamento de Cundinamarca.

¿Sería que inflar la cifras del Atlántico es conveniente para ciertos sectores, que no están pensando en el descalabro a nivel de salud sino en los beneficios propios en materia económica?

CONTRATO PARA CREMACIÓN

Teniendo en cuenta que lo dicho por el viceministro de Salud, Luis Alexander Moscoso, no desvirtuaba lo que se dice por las redes sociales y que cada día era más contundente, seguimos investigando, más cuando obtuvimos información extraoficial del corregimiento de Isabel López, jurisdicción del municipio de Sabanalarga, Atlántico, de que una persona que murió de cáncer y que habrían recibido dinero para que dijeran que murió de Covid-19, como había ocurrido con otras personas del Departamento, nos pusimos a indagar sobre ese caso en especial que nos condujera a saber la verdad del posible cartel y encontramos algo sorprendente.

En la página del Servicio Electrónico de Contratación Pública, Secop, aparece el No.01012-2020 de Contratación Directa tal como lo establece la Ley 1150 de 2007, firmado entre la Gobernación del Atlántico, representada por el señor Raúl José Lacouture Daza y Parques y Funeraria NIT No.860.015.300, representada por el señor Rafael Caldas Escobar, por un valor de 225 millones de pesos, cuyo objeto es: “Prestación de servicios de cremación de los cuerpos y traslado de los mismos de las personas que fallezcan con ocasión del virus Covid-19, en los municipios del departamento del Atlántico y que pertenezcan a la población vulnerable; en el marco del Decreto Departamental Nº. 000141 de 2020, por medio del cual se declaró la urgencia manifiesta en el departamento del Atlántico”.

De igual se estableció una duración de tres (3) meses del contrato, a partir del 31 de marzo de 2020, con recursos propios (Gobernaciones, alcaldías y Resguardos Indígenas), y que la Gobernación pagará por el transporte del cuerpo de la persona fallecida por Covid-19 hasta el sitio de cremación, la suma de un millón 500 mil pesos y que dicho contrato en caso de superar los 150 cadáveres, firmará otro Sí.

Pues bien, pese a que esta contratación fue subida al Secop, sin la cotización, sin otros documentos como la cámara de comercio de la entidad contratada, sin la claridad sobre los traslados de cuerpos en municipios apartados del área metropolitana de Barranquilla, son hechos que deberían servir de soporte de la Contraloría o Procuraduría.

Sin embargo, podemos decir que gracias a este contrato encontramos que algo puede haber de verdad en lo dicho por la fuente del corregimiento de Isabel López.

Es muy posible que las personas que mueran por enfermedad diferente al Covid-19, sus familiares puedan recibir algo de dinero, para que se cambie la versión inicial y digan que su ser querido murió por Covid-19.

Al final ya está muerta y ese dinero no estaría de más. Es decir, puede haber un negociado, entre familiares del muerto, la funeraria y funcionarios de entes territoriales.

Pero eso debe ser investigado por las autoridades y puede ser que le estén haciendo la ‘jugadita’ a la Gobernación, que es la entidad que a la final paga ese servicio de transporte del cadáver.

¿Y LO DE LAS CLÍNICAS QUÉ?

Con relación a las denuncias, contra la postura de algunas clínicas, que todos los pacientes que acuden a ella son sospechosos de Covid-19, estamos investigando las razones que se tienen para dudar de los pacientes y sus familiares, y manifestarles sin conocer de su sintomatología que son sospechosos de Covid-19.

Sobre estos casos, son muchos los denunciados por los medios de comunicación y podemos darle credibilidad por lo sucedido con un familiar a quien para poder atenderlo de una neumonía por ser fumador, a sus seres queridos les tocó aceptar que era sospechoso de Covid-19, y claro esa versión es colocada en la epicrisis y al momento de fallecer no entregan el cadáver sino que lo creman, lo que significa que este muerto es legalizado como Covid-19 y es cuando surte la pregunta ¿cuál es el interés de las clínicas de recibir a los pacientes como sospechosos de Covid-19?

Uno de los casos puntuales es el ocurrido al periodista Heberto Amor Beltrán, quien denuncia que su padre no tuvo covid, como lo señalaba el acta de defunción, y dijo que retaba a las autoridades de salud, al Presidente de la República, y a todos los que han montado lo que llamó ‘patraña’, que muestren el resultado de la prueba que le hicieron a su padre.

Y si se la hacen nuevamente y sale positivo promete que promoverá que se haga lo contrario, que todos se cuiden, como lo ha venido haciendo él, quien tenía meses que no veía a su padre, precisamente por motivo de la cuarentena.

E igualmente en medio del dolor que vive por la pérdida de su padre, el periodista Heberto Amor Beltrán anunció que promoverá una desobediencia civil para acabar con tanta mentira y tanta patraña sobre la verdadera letalidad del coronavirus.

Vale la pena reflexionar acerca de la situación que se evidencia tanto en denuncias, las cuales podríamos soportarlas con la realidad y es el gran número de pacientes covid que está poniendo el Atlántico y para ello quienes tienen que poner la lupa a esta situación que prende las alarmas son los entes de control Procuraduría, Fiscalía y Contraloría.

Lo que exige la comunidad es que de manera urgente deben ponerle freno a las contrataciones donde haya clausuras que hasta que no comprueben que es paciente covid, no se hace la cancelación del servicio, y es una manera legal de contrarrestar los ‘posibles negociados’, así se aclara todo tanto a familiares y prestado- res de servicio y se demuestra que todo se lleva entre el marco de la transparencia.

#politicaconLibertad