Por Creación de la nueva autoridad ambiental

Por: Redacción

*La AMB manejaría el 80% de las rentas anuales y los municipios restantes quedarían sin músculo financiero. *Alcaldes rechazaron la conformación de la nueva autoridad ambiental, donde no hubo socialización, tal como lo reconoció el presidente del Concejo Distrital, Juan Camilo Fuentes Pumarejo. *La junta de la AMB con su actuar dio muestras de que no han recorrido el Atlántico, no conocen sus necesidades, las condiciones de sus cuerpos de agua y la situación caótica que padecen los 18 municipios más pobres del departamento. *Por ello, tal decisión es muestra de una ignorancia atrevida. No existen garantías para el manejo ambiental ya que en Barranquilla ha tenido cuatro entidades y en tres de ellas la gestión ha sido nefasta. 

Cuando el presidente del Concejo Juan Camilo Fuentes respalda la decisión de otorgar funciones de autoridad ambiental al Área Metropolitana, al parecer solamente pensó que la entidad debía fortalecerse, pero jamás tuvo en cuenta la situación en la que quedaban los 18 municipios del Atlántico; lo que se da a entender como una muestra evidente de que no conoce las necesidades de las poblaciones, que jamás ha emprendido un recorrido por el departamento para percatarse de la delicada la situación de los cuerpos de agua, ni de la necesidad de protección ambiental, la conservación del ecosistema y mucho menos la situación caótica que padecen, lo cual es muestra de una ignorancia atrevida.

Fuentes Pumarejo, de acuerdo con las declaraciones que ha suministrado, reconoció que no hubo socialización en la plenaria del Cabildo, pero justificó que la decisión estaba soportada en la ley, es lastimoso que quienes integran la junta actuaron como borreguitos, sin tener un ápice de conciencia para refutar una decisión que afectaría a los municipios dejándolos sin músculo financiero, debilitándolos y conduciéndolos a la orfandad.

¿Es justo esto con aquellos que producen el pan, los que llevan el pescado, la yuca, el maíz, los vegetales, entre otros productos, a la plaza de mercado? Para los alcaldes, la creación de una nueva autoridad ambiental es indignante, puesto que se maltrata al departamento, por ello exigen respeto y están dispuestos a crear una convocatoria para levantar las banderas del departamento luchando por la fraternidad y la unidad de los municipios débiles y huérfanos. Señalan los mandatarios municipales que es claro que al dar el espaldarazo a la nueva autoridad ambiental no estaban mostrando el sentir por los 18 municipios que quedaban a la deriva y eso no es lo justo, ya que lo lógico es trabajar unidos para no llegar al fracaso.

Los alcaldes tienen claro que no hay la necesidad de segmentar la gestión ambiental, sino todo lo contrario, manejar de manera sistemática los recursos naturales teniendo en cuenta que la superficie del Atlántico tiene cerca de 300 mil hectáreas y es inoportuno distribuir competencias entre dos autoridades ambientales en donde una de ellas solamente beneficiaría a cinco municipios que integran el Área Metropolitana y, ¿qué pasa con el resto de ellos que quedan en el limbo con una desprotección ambiental conduciéndolos a la miseria?.

Egoísta y mezquina, así ha sido catalogada por la mayoría de alcaldes de los municipios del Atlántico, la decisión de la junta del Área Metropolitana de Barranquilla (AMB), relacionada a que esa entidad se constituya como la autoridad ambiental de su jurisdicción, es decir de: Barranquilla, Soledad, Malambo, Galapa y Puerto Colombia.

En un acto que indica a simple vista que podría considerarse como centralista y que evidentemente colocaría en inminente riesgo los proyectos ambientales de los 18 municipios restantes que quedarían a cargo de la Corporación Autónoma Regional del Atlántico, (CRA), por tanto aproximadamente el 80% de los rubros que recibe dicha entidad provienen de las 5 jurisdicciones que pasarían a manos de la AMB, generando directamente una disminución de los recursos percibidos por la CRA para su funcionamiento en los 18 municipios, en donde esta ejercería como la máxima autoridad ambiental. ……..

Alcaldes del Atlántico han rechazado enfáticamente la decisión

Suan:

Uno de los primeros mandatarios municipales en pronunciarse frente a la mezquina decisión, fue el alcalde de Suan, Danilo Cabarcas Orozco, quien calificó esta como arbitraria, indicando que los más beneficiados son los del Área Metropolitana y que por el contrario, los 18 municipios restantes del Atlántico quedan sumamente debilitados.

Cabarcas Orozco, cuestionó las arbitrariedades del AMB, con los siguientes interrogantes: -¿Qué pasará con la gestión ambiental sobre el 85% del territorio restante del Departamento? -¿Quién asumirá el riesgo sobre el deterioro de los cuerpos de agua, tales como el Embalse del Guájaro y otros, y de los ecosistemas que no se encuentran ubicados en el AMB? ¿Quién trabajará por garantizar el derecho a un ambiente sano de los campesinos y pescadores del cono Sur del Departamento, de las comunidades indígenas de Tubará y las Afro de Juan de Acosta y Santa Lucía?.

De igual forma, indicó, “nos preguntamos si es viable y además, constitucional, que la creación de una nueva autoridad ambiental para el AMB, que sectorice y desfinancie por completo la gestión ambiental que adelanta una autoridad creada especialmente por la ley, como lo es la Corporación Autónoma Regional del Atlántico, para ejercer este tipo de funciones, como bien lo ha venido haciendo por más de 20 años”.

Explicó el mandatario que si bien el Atlántico posee una extensión aproximada de 3.386 km2, es el tercer departamento más pequeño del país, albergando cerca de 2.400.000 de habitantes.

Por su parte, el Área Metropolitana de Barranquilla está conformada por el Distrito, Soledad, Malambo, Galapa y Puerto Colombia, que si bien representa el 86% de la población total del Atlántico, se encuentra asentada únicamente sobre el 15% del territorio total de nuestro Departamento, aseguró finalmente.

Baranoa

El alcalde de Baranoa, Roberto Celedón, se manifestó indicando: Es supremamente preocupante que esta propuesta del Área Metropolitana se materialice, toda vez que significa asfixiar la Corporación Regional Autónoma, que es una institución que ha generado importantes aportes en todos los municipios del departamento, en el caso particular de Baranoa, este municipio le debe a la CRA proyectos importantes como la laguna de oxidación del sistema de alcantarillado, lo que permitió poner en funcionamiento este sistema tan importante, que suplió una necesidad básica insatisfecha que tenía Baranoa y el aporte de la CRA en la solución de ese problema fue importante, al igual que proyectos han ido encaminados en recuperación de arroyos en mitigar riesgos y en recuperar sectores ambientales.

Si se aprobara esto muy seguramente los 18 municipios que quedamos con la CRA son municipios todos de sexta categoría lo cual no representa mayores ingresos a la finanzas de la corporación y se vería afectada gran parte del territorio del departamento del Atlántico, yo quiero expresar mi preocupación por esta iniciativa, respaldo a la corporación y reafirmo que queremos que siga funcionando y velando por el medio ambiente del departamento”, aseguró Celedón.

Tubará:

José del Tránsito Coll Cervantes, alcalde de Tubará señaló: Es preocupante esta situación en donde la zona metropolitana toma el control ambiental, siendo que con esto peligra el desarrollo ambiental de los municipios especialmente de sexta categoría donde los recursos son ínfimos y no alcanza para canalización de arroyo, sabemos que el Área Metropolitana significa el 80% de los ingresos de la CRA, con esta decisión asfixia totalmente los ingresos y proyectos de los planes de acción de esa entidad, se acabaría y esta es la que alimenta la esperanza de mantener el medio ambiente.

El municipio de Tubará tiene proyectos importantes en la CRA: canalización de arroyo, siembra de arboles y esperamos que se den en este periodo y en el 2021, 2022 y 2023, pero nos preocupa la situación de los ingresos de la CRA, de dónde van a salir ahora cuando no los tenemos en estos municipios que son en su mayoría para mantener estos planes de trabajo. Ojalá la zona metropolitana replantee esa situación, ya que Atlántico es uno solo”.

Sabanagrande:

Por su parte, el alcalde de Sabanagrande Gustavo De la Rosa, se refirió a la decisión, tildándola de centralista: “Esperamos que las autoridades de los municipios del área metropolitana reconsideren esta posición, porque la costa Caribe y Colombia en general estamos criticando el centralismo que se da en el territorio nacional donde se nos hace muy difícil ir a gestionar recursos para nuestras poblaciones y si nosotros estamos criticando eso no podemos adoptar los modelos del centralismo regional, donde limitemos los recursos del medio ambiente sólo a algunas poblaciones del mismo, el medio ambiente no tiene límites geográficos, la contaminación y las empresas que tienen permisos de vertimiento a esas aguas no tienen límite geográfico y muchas veces se da la actividad en un municipio pero afecta el resto de esa zona o ese litoral donde se encuentra ubicada”.

Agregó el alcalde, que la CRA “es una corporación que se encarga de hacer esa reconstrucción del medio ambiente y mantener esos ecosistemas que hoy nos quedan en todo del departamento del Atlántico, si nosotros fraccionamos esta entidad en sacar los grandes municipios aportantes a una nueva entidad de qué manera podemos reconstruir los ecosistemas de los municipios que menos ingresos tienen, el ecosistema es uno solo y no lo podemos fraccionar con líneas geográficas.

Hay varias empresas que hacen vertimientos de aguas y terminan afectando otros territorios, por eso esperamos que nuestros amigos alcaldes del área metropolitana y las autoridades del Distrito replanteen esta posición porque hablamos de un Atlántico ejemplo para la gente, ya no podemos fraccionarnos en varias entidades.

Los ecosistemas del Atlántico están en los municipios donde menos fábricas hay y con los ingresos que nos permitan generar las fábricas por ese daño ambiental se pueden recuperar ecosistemas en otras zonas, no necesariamente donde se encuentren esas fábricas, así que creo que estamos a tiempo”, concluyó.

Fepasacadi:

Ante la inminente decisión, otras de las agremiaciones en pronunciarse fue la Federación de Pescadores Artesanales, Acuicultores y Agricultores del Sur del Atlántico y Canal del Dique’, quienes a través de una carta de su presidente Wilfredo García Muñoz, le expresaron a la gobernadora Elsa Noguera su preocupación ante la decisión tomada el pasado 4 de septiembre por la junta directiva de la Área Metropolitana de Barranquilla, respecto a la conformación de una autoridad ambiental de carácter metropolitano para el Distrito de Barranquilla, Soledad, Malambo, Galapa y Puerto Colombia.

“Los recursos que percibe la Corporación Autónoma Regional del Atlántico en un 86% provienen del área metropolitana y solo el 14% lo aportan los 18 municipios restantes que conforman nuestro departamento del Atlántico.

Creo que esta decisión no es conveniente para la gestión ambiental integral del departamento, si esto llegara a realizarse sería funesto para los municipios que están por fuera del área metropolitana, lo que nos indica que es una posición egoísta con los pueblos del sur del Atlántico, donde no se podrá invertir en la gestión ambiental en nuestros pueblos y el embalse del Guájaro y demás cuerpos de agua dulce del Atlántico”.

Señala García Muñoz en la misiva que, “con base en lo anterior en nombre de los pescadores artesanales afiliados a nuestra federación y del mío propio le solicito como nuestra Gobernadora y Presidente del Consejo Directivo de la Corporación Autónoma Regional Atlántico-CRA, que se estudie la posibilidad de apelar la decisión tomada por la junta directiva del área metropolitana de conformar una autoridad ambiental en detrimento del resto de municipios del departamento del Atlántico, y poner en riesgo las futuras inversiones ambientales que requieren los municipios y nuestros cuerpos de agua dulce”, concluyeron.

Asocars da espaldarazo a la CRA

Frente a la decisión de la Junta del Área Metropolitana de Barranquilla -AMB, de asumir las funciones ambientales para las áreas urbanas de Barranquilla y de los municipios que integran dicha área, Asocars y las CAR del país expresaron su total respaldo a la Corporación Autónoma Regional del Atlántico -CRA como la máxima autoridad ambiental en el departamento.

“Desde la normatividad vigente no evidenciamos que exista una facultad expresa para que el Distrito ceda o se desprenda de sus funciones ambientales en favor una nueva autoridad ambiental, como pretende hacerlo con el Área Metropolitana de Barranquilla, ni vemos con claridad que en la norma se permita que un ente territorial tenga dos autoridades para realizar las mismas funciones en un mismo territorio, lo que avizora conflictos de competencias entre estas entidades”, señaló Ramón Leal Leal, director de Asocars. De acuerdo con Asocars, existen criterios en la Ley 99 de 1993 que deben cumplirse para que un Área Metropolitana asuma funciones ambientales, como tener en el área urbana un millón de habitantes de acuerdo con el último censo poblacional adoptado mediante ley de la República y no existir previamente una entidad que ejerza la autoridad ambiental en ese territorio.

En ese orden de ideas, lo primero que se debe definir es si Barranquilla puede ser al mismo tiempo Distrito Especial, con una autoridad ambiental urbana, que hoy en día lo es, y ser parte del aun área metropolitana que cumple funciones ambientales.

Sumado a esto, indicaron que teniendo en cuenta que las rentas y el recaudo proveniente de las entidades territoriales que aparentemente irían al AMB, representan cerca del 80% de los ingresos anuales de las CRA, al dejar de percibir estos ingresos, se afectaría enormemente la gestión ambiental integral del Departamento y la protección de los recursos naturales en su jurisdicción.

Finalmente, Asocars expresó su total respaldo y acompañamiento a la CRA, para defender los intereses ambientales del departamento del Atlántico, jurisdicción de la CRA, que se representan en la excelente gestión ambiental de la que ha sido enormemente beneficiada la ciudad de Barranquilla y los municipios metropolitanos, por lo que instaron a las autoridades competentes a revisar el marco normativo vigente que distribuye con total precisión las competencias ambientales entre la CRA y el Distrito de Barranquilla.

Con el total respaldo de los diferentes alcaldes municipales, asociaciones y entidades que han decidido apoyar a la CRA y que la ratifican como la máxima autoridad ambiental del departamento, es evidente que dicha entidad ha realizado una labor adecuada en cuanto a la gestión de programas y proyectos de desarrollo ambiental en el Atlántico.

Y tal como lo afirman los mandatarios, es necesario que la decisión sea consultada y estudiada de forma minuciosa, para que no simplemente corresponda al beneficio de unos cuantos, sin tener en cuenta que la aplicación de esta generaría grandes inconvenientes a 18 municipios y a muchas de sus comunidades.

La nueva autoridad ambiental crea suspicacia entre los alcaldes municipales teniendo en cuenta que a Barranquilla no le ha ido bien con las distintas entidades ambientales, donde las irregularidades comenzaron aflorar desde la creación del Departamento Administrativo Distrital del Medio Ambiente -Dadimaen 1993, luego al no ver los resultados se le dio paso a Barranquilla Medio Ambiente -Bama en el 2004, que por malos manejos fue liquidada, luego se creó el Damab, donde su operatividad fue nefasta ya que los gastos de funcionamiento superaban los ingresos y determinaron su inviabilidad financiera, por ello el alcalde Alejandro Char crea Barranquilla Verde. Si observamos el manejo que se ha dado a los establecimientos ambientales no ofrecen garantías, de ahí la falta de confiabilidad por parte de las administraciones municipales del departamento.

#politicaconLibertad