Por lo que se vislumbra, el presente no será un inicio de año como ha sido tradicional en lo que tiene que ver con el ajuste de los precios de bienes, servicios y en lo que respecta a los  componentes de la canasta familiar; el 2021 comenzó de una manera particularmente diferente con relación a años anteriores, por ejemplo, enero siempre se estrenaba con el tradicional incremento en los precios de los combustibles.

En esta oportunidad la situación es bien diferente, los precios de la gasolina corriente y el Acpm, si bien no bajaron como se esperaba por el desplome en las cotizaciones internacionales del petróleo, posiblemente tampoco subirán y se mantendrán congelados, según lo dispuso el Ministerio de Minas.

Los precios de un grupo importante de productos de la canasta familiar se mantendrán teóricamente congelados, las tarifas eléctricas para los estratos uno y dos se mantendrán, los precios del gas natural posiblemente bajarán hacia mediados de este mes; pero a esto se contrapone al seguro rosario de alzas ya decretadas y las que se avecinan.

Hay una noticia amable, se trata del ajuste al salario básico que fue incrementado de acuerdo a la inflación causada en el 2020, pero detrás de ese incremento, del 3,5 por ciento, con toda seguridad aumentarán también las multas por comparendos de tránsito, el Soat y las mesadas pensionales.

Con el horizonte de la meta de inflación para este año, se ajustarán las tarifas de los servicios públicos como agua y teléfono, salvo la excepción comentada anteriormente, subirán también gradualmente las tarifas eléctricas.

A mediados de este mes se incrementarán el valor de los peajes no concesionados y como consecuencia las tarifas del transporte de carga, aumentarán todos los valores tributarios y hasta las multas en esta materia, serán ajustadas por encima del 3.5%.
El impuesto vehicular seguramente se incrementará en un cinco por ciento y en el mismo porcentaje los avalúos catastrales y por esta vía en forma automática, aumentará igualmente el valor del impuesto predial.

El avalúo catastral en Barranquilla será reajustado, según los estratos, entre el cinco y el trece por ciento. El valor de los arriendos pactados podrán ser reajustados, al vencimiento del contrato, en hasta un cinco por ciento.

Las denominadas cuotas moderadoras de salud subirán en el equivalente a la inflación causada y aumentará también el costo de la medicina prepagada, en algunos casos ya se notificó a los usuarios de aumentos de hasta el diez por ciento.

El valor de las matrículas y pensiones a cargo del golpeado bolsillo de los padres de familia aumentarán  tanto para el caso de los colegios con baja o regular calificación y a los que tienen mejor nota, por supuesto que subirán los precios de los textos escolares y las matrículas universitarias.

Se aproximan ajustes en transporte público de pasajeros urbano e intermunicipal y en la telefonía celular, subirán igualmente las cuotas de administración de los conjuntos residenciales y hasta el valor de las boletas para ingresar a espectáculos públicos, incluyendo los deportivos y culturales cuando se normalice su funcionamiento.

Aun con todo y esto, las autoridades monetarias aseguran que en el 2021 se podrá cumplir con la meta de inflación y que el aumento de los precios de bienes y servicios no se dispare, ayudados un poco por la baja demanda que seguramente provocará la recesión  económica mundial.

Amanecerá y veremos.

#politicaconlibertad