Por: Redacción

En diálogo con Diario LA LIBERTAD, la representante a la Cámara por Bogotá, Katherine Miranda Peña, señaló que el proyecto de ley que tiene como principal objetivo penalizar el acoso callejero, y que fue radicado en el Congreso de la República en el mes de octubre del año pasado, “es una cruzada que estamos haciendo varias congresistas de Latinoamérica, para evidenciar el acoso callejero como lo que es, un acoso sexual callejero, actualmente cuando hay tocamiento o rozamiento, lo que se configura en el código penal es injuria por vía de hecho, no hay una connotación sexual y no hay un tratamiento debido por parte de la justicia frente a estos hechos”, afirmó la parlamentaria.

La congresista del partido Alianza Verde indicó que en la actualidad países como Chile, Perú y Argentina, ya tipificaron el delito como acoso sexual callejero, “lo que ha permitido en estos países decir las cosas por su nombre, hacer énfasis en la prevención y que al momento en que las víctimas denuncien el delito ante la justicia, este sea tratado de la manera adecuada y no como a la fecha, que no hay claridad frente a el hecho”.

Miranda Peña, explicó que,” hoy el acoso sexual está penalizado, pero para que realmente pueda ser imputado un acoso sexual se tiene que demostrar una relación de poder, esta relación de poder solo se puede evidenciar cuando hay una relación entre la víctima y el victimario.

Nosotros lo que queremos es que esa tipificación de acoso sexual también se pueda llevar al transporte público y a la calle, donde millones de mujeres han sido acosadas sexualmente, pero no se ha podido configurar el delito, por ese motivo lo que buscamos es agregar un artículo a la ley ya establecida para que se pueda penalizar ese tipo de hechos”.

De acuerdo con la parlamentaria, en la actualidad hay penas entre 1 y 3 años cuando hay acoso sexual en lo privado, “nosotros lo que queremos es que se dé el mismo tratamiento cuando hay acoso sexual en vía pública”, afirmó la congresista, haciendo además referencia a una investigación de ONU mujeres, en varias ciudades del país, que arrojó entre otros resultados, que “en Bogotá, 6 de cada 10 mujeres han sido acosadas y tocadas en el transporte público.

El acoso sexual es exhibicionismo, manoseo, tocamiento y rozamiento en cualquier parte del cuerpo sin consentimiento, así mismo el seguimiento, intimidación, grabaciones o fotografías del cuerpo de manera no consentida y con connotación sexual”, anotó Miranda Peña.

La parlamentaria además afirmó que, “el piropo, es parte de una expresión cultural machista que se tiene que acabar en el país en algún momento, pero es a través de educación y de cultura.

El proyecto de ley no tiene que ver con los piropos, este proyecto lo que busca es que nosotros realmente tengamos unas ciudades mucho más seguras para las mujeres y en general para toda la ciudadanía”.

Finalmente, sobre las medidas que contempla la ley presentada, explicó la congresista que la primera es “cárcel entre 1 y 3 años en tema punitivo, pero adicionalmente, la iniciativa contempla que los entes territoriales tienen que hacer una pedagogía para la prevención del acoso sexual en el espacio público, un hecho que lastimosamente se ha normalizado en el país, pero que queremos eliminar con el proyecto”, concluyó la legisladora.

#politicaconlibertad