Por: Redacción

En su cuarto y último debate fue aprobado el proyecto de ley, por medio del cual se prohíbe el castigo físico y los tratos humillantes contra niños, niñas y adolescentes en todo el territorio nacional. Con la aprobación del proyecto de la autoría de los representantes a la Cámara Julián Peinado Ramírez y Harry González, Colombia se suma a los 57 países que han prohibido dicha práctica.

“Hace poco leí que un niño que es golpeado por sus padres no aprende a odiarlos a ellos sino que empieza a odiarse a sí mismo.

Una realidad muy dolorosa que me confirmaron varios testimonios que me han llegado en el desarrollo de este debate entre los cuales recuerdo especialmente el de una mujer que nos contó por primera vez en su vida que fue víctima de abuso sexual por parte de su padrastro y que nunca fue capaz de contarle a su mamá por miedo a las reprimendas físicas que le daba; así como otras personas que me han escrito contándome que ahora entienden que sus estados de depresión y ansiedad, provienen de los malos tratos que recibieron cuando niños”, explicó Julián Peinado, autor del proyecto que ahora pasa a sanción presidencial.

Cabe precisar, que la inicia[1]tiva legislativa es de carácter pedagógico, eso quiere decir que no crea nuevos tipos penales o sanciones en contra de los padres o cuidadores.

En ese mismo sentido, se fundamenta en la creación de una estrategia nacional pedagógica, a través de la cual los padres de familia pueden acceder a orientación y acompañamiento psicológico para adquirir herramientas que les ayudarán a formar a sus hijos y corregirlos sin violencia, detallaron los autores del proyecto.

Así mismo, explicaron que “el Código Civil autoriza el uso de “la palmadita” y el “chancletazo” para la crianza. Es esto lo que denominamos castigo físico y es lo que se quiere prohibir con el proyecto de ley”.

En esa misma línea, resalta[1]ron datos del ICBF, según los cuales, “el 82% de los jóvenes que están respondiendo por algún tipo de responsabilidad penal adoescente han sido objeto de algún tipo de vulneración y castigos físicos al interior de sus hogares”.

Finalmente, precisaron que el proyecto de ley respeta la autonomía de las familias y sus decisiones en torno a sus creencias, historia, cultura, religión, rutinas, etc…, “lo único que cambia es la restricción para que dichas correcciones y enseñanzas se ejerzan sin violencia. Justamente para que los padres puedan aprender sobre métodos de crianza sin golpes, el proyecto abarca una estrategia pedagógica en la que el Estado le facilita a los padres el acceso a esa información”, detallaron los parlamentarios.

#politicaconlibertad