Por: Redacción

Quiero pedirles a todos los colombianos y, sobre todo, a todas las personas que están en este momento haciendo bloqueos en las distintas carreteras de Colombia, que tengamos en cuenta la importancia de garantizar el abastecimiento seguro de alimentos.

La protesta es un derecho, pero también hay un derecho de la ciudadanía a recibir alimentos, a movilizarse libremente, a ir a sus sitios de trabajo. Además, los campesinos tienen el derecho de poder sacar todos sus productos hacia los mercados.

Bajo ninguna circunstancia, debemos permitir que se siga afectando a toda la gente que necesita recibir los suministros, alimentos y materias primas para la industria, porque esto genera pérdidas económicas inmensas. Hay cientos de millones de pesos botados en las vías, con alimentos que se descomponen. Echar a perder esa comida, significa que perdemos todos: los campesinos y los colombianos, que recibimos productos mucho más costosos.

La producción agropecuaria no se puede seguir afectando. Todo esto afecta el ingreso de los productores, de sus familias, y se pierden empleos en el campo. Es vital que las carreteras de Colombia sirvan para conectarnos y comunicarnos. Permitamos que pasen los camiones que llevan alimentos a las ciudades.

En este momento, hay 5 centrales de abasto que están reportando los niveles más altos de escasez, entre ellas Cavasa, en Cali; Mercar, en Armenia; Surabastos, en Neiva; la Corporación de Abastos de Villavicencio y las plazas de mercado de Popayán.

De acuerdo con el DANE, por cuenta de estas manifestaciones, el 1 de mayo, el 71% de los alimentos se afectó. Hay una caída en el ingreso de las centrales de abastos. Durante un sábado, un día de alta demanda, Se pasó de recibir 11.412 toneladas, a 3.208 durante las manifestaciones.

En los últimos dos días, estos bloqueos han generado una disminución en el flujo de alimentos, esto afecta los precios, hace que la gente más pobre tenga que pagar alimentos más caros, porque no hay suficiente en los mercados.

¡Esto es insensato! Son muchísimas las pérdidas para el nivel rural y para las zonas urbanas. El Presidente de la República está liderando conversaciones con todos los sectores de la sociedad civil. Hemos terminado esta tarde una reunión con representantes de las Juntas de Acción Comunal, para que todos los colombianos estén representados en este diálogo, para que logremos la unidad de nuestro país. Eso es lo más importante: reunir a Colombia.

También el Presidente ha invitado al Comité Nacional del Paro. Estamos pendientes que se defina la fecha con ellos. De tal manera, que prime la sensatez, la buena voluntad, la conciencia de no hacer daño a nuestros campesinos, a nuestro país, no seguir destruyendo riqueza.

Tenemos que cuidar la salud de los colombianos, por eso, es imprescindible que se permita el paso de los medicamentos, de los insumos médicos, el oxígeno, las vacunas. Tenemos que actuar como una nación unida para frenar la prolongación del tercer pico de la pandemia y entender que, si tenemos salud y si mantenemos todo el programa de vacunación segura que viene liderando el Presidente, vamos a lograr, en menos de tres semanas, diez millones de colombianos vacunados.

Simultáneamente, tenemos que reactivar la economía, porque esto es recuperar empleos, la actividad económica, tener presencia en todas las aulas de clase. ¡Pongámosle toda la buena voluntad a salir de este momento difícil que estamos viviendo!