Por: Redacción

La afirmación la realizó el senador, precandidato presidencial y miembro de la Coalición de la Esperanza, Jorge Enrique Robledo, tras la reunión sostenida con el presidente de la República, Iván Duque Márquez, en aras de encontrar soluciones que permitan a Colombia superar la crisis socioeconómica que atraviesa en la actualidad.

“Desde la Coalición de la Esperanza insistimos en que Duque negocie con el Comité Nacional de Paro, el legítimo vocero de los reclamos ciudadanos”, escribió el congresista en su cuenta de Twitter.

“Nosotros entramos como una fuerza de oposición a este gobierno y salimos como una fuerza de oposición a este gobierno, pero dejando claro que esta es una fuerza de oposición que no tiene inconveniente en dialogar con sus contradictores.

Nosotros hicimos nuestro análisis sobre la situación nacional y el presidente hizo otro análisis con el que tenemos inmensas diferencias.

Sobre todo insistimos en que debe sentarse a negociar con el Comité Nacional de Paro, esa la única actitud seria para resolver esta complejidad que estamos viviendo, que se siente a negociar con el comité, que es el más genuino representante de los reclamos y quien mejor puede representar los puntos de vista de los sectores populares, de las clases medias y muy en especial de las pequeñas y medianas empresas”, sostuvo Robledo.

Condenamos de manera vigorosa los excesos de la Fuerza Pública: Coalición de la Esperanza En ese mismo sentido, a través de un comunicado a la opinión pública, la Coalición de la Esperanza, conformada, por Jorge Enrique Robledo, Sergio Fajardo, Humberto de la Calle, Ángela María Robledo, Juan Fernando Cristo, Juan Manuel Galán y el partido Alianza Verde, señaló: “en esta actitud no hay cálculo político ni interés distinto a contribuir al desarrollo de un amplio diálogo. Atendemos así el reclamo angustiado de muchas personas.

También sabemos que otros manifestarán descontento por esta decisión.

Resolvimos tomar el camino que dicta nuestra conciencia, anteponiendo genuinos intereses nacionales a las grandes desavenencias que dividen nuestra sociedad.

Esta actitud se limita a la cooperación exclusiva frente a las dificultades actuales, sin renunciar a nuestra idea de buscar un cambio de rumbo para Colombia, en especial a favor de nuestros jóvenes, ellos deben adueñarse de la política.

Hemos sido y seguiremos siendo opositores al gobierno del presidente Iván Duque, lo cual no impide que pidamos unidad de los colombianos en esta emergencia extraordinaria”, pusieron de presente.

De igual forma, insistieron en reclamar del presidente un diálogo genuino, concreto y eficaz con el Comité Nacional de Paro.

“Venimos por tanto sin el propósito de sustituir a quienes han enarbolado la bandera de la inconformidad.

 Debe ser con este comité con el que se tramiten las peticiones del paro, sin perjuicio de que el gobierno pueda dialogar con otros sectores y personas”, detallaron.

 “Condenamos de manera vigorosa los excesos de la fuerza pública. Nuestra presencia aquí no aminora ni suaviza nuestra protesta.

Hemos visto escenas de descontrol que deben ser castigadas. El presidente debe asumir el liderazgo directo de las fuerzas armadas para que cesen los ataques a la población que se ha manifestado de manera pacífica.

Creemos también que son inaceptables las agresiones a la Fuerza Pública, así como los excesos en el derecho a la protesta que han causado afectaciones a amplios sectores de la población”, explicaron.

Por otra parte, afirmaron que sin pretender asumir la vocería de quienes han dirigido el movimiento del paro nacional, trabajan en propuestas “que van desde un plan de emergencia social nacional, la renta básica para 6.2 millones de hogares pobres y la matrícula cero para que los jóvenes que hoy son la gran mayoría de quienes protestan tengan acceso a la educación superior pública, hasta poner en práctica mecanismos urgentes de salvaguarda de los Derechos Huma[1]nos, un esquema verdaderamente progresivo, equitativo y eficiente en la tributación, como lo ordena la Constitución, cuyo destino principal deber ser el alivio de los padecimientos de millones de hogares colombianos, como resultado del desempleo, el hambre y la miseria”, precisaron.

Finalmente, señalaron que “se necesitan altas dosis de solidaridad y empatía. Todos sufrimos en este momento.

Debemos aunar ese sufrimiento para que podamos resolver mediante el diálogo, las situaciones de injusticia social y desespero que hoy existen”, concluyeron.

#politicaconlibertad