Por: Redacción

*El Partido de la U es la más reciente colectividad en decirle no a la iniciativa.

Con el pasar de los días, se hace más visible la pérdida de apoyo en el Congreso, del polémico proyecto de reforma a la salud, que, aunque ya inició su curso en el Legislativo, ha sido motivo de rechazo por parte de múltiples sectores políticos y sociales del país, al considerar entre otras cosas, que este no mejora el acceso a la salud para los colombianos.

Uno de los más recientes pronunciamientos frente a la iniciativa, lo realizó el Partido de la U, a través de su presidenta Dilian Francisca Toro Torres, quien señaló: “el diálogo es el camino al entendimiento.

Escuchar a la comunidad ha sido la premisa del Partido de La U. Por esta razón, en bancada hemos decidido no votar la reforma a la salud, toda vez, que no soluciona estructuralmente las necesidades en salud de los colombianos.

Como tampoco, desarrolla la Ley 1751 de 2015, que regula, garantiza y protege el derecho fundamental a la salud. Es hora de construir verdaderos consensos que garanticen la salud como derecho fundumental de los colombianos”, precisó Toro Torres.

Otro de los partidos que rechazó enfáticamente la iniciativa, fue el Liberal al considerar que esta no mejora el acceso a los servicios de salud, ni soluciona el problema de deudas dentro del sistema.

Uno de los motivos por los cuales solicitaron el archivo de la iniciativa, es porque pretende “desaparecer los hospitales públicos por voluntad del gobernante de turno, además se le otorga la competencia al MSPS la facultad de indicar cómo y cuáles serán las características de las ESE, desconociendo la legislación actual que desarrolla y reglamenta este tipo de entidades.

Asociado a esto genera el modelo de las asociaciones público privadas en salud, mal reguladas, mal planteadas, y casi que permitiendo una separación de aquello que es rentable y aquello que no.

Sumado a esto continúa pidiendo que las ESE sigan siendo “rentables” económicamente, pero desconoce su valor social, permitiendo la fusión de entidades, y permitiendo cualquier medida para llegar a la rentabilidad, aun bajo el costo de cerrar servicios poco rentables como la pediatría o la ginecología, sin medir su importancia social”.

Por otra parte, detallaron que el proyecto, “no mejora el acceso a los servicios de salud, no soluciona el problema de deudas dentro del sistema, profundiza el negocio de la salud por medio de oligopolios de intermediarios financieros y finalmente lleva a la privatización del sistema no solo en la inversión de los recursos, sino en la contratación de salud que realicen las entidades públicas”.

En ese mismo sentido, se pronunciaron más de 20 congresistas de oposición, quienes rechazaron enfáticamente el articulado ya que, “convierte el negocio de la intermediación financiera en un exclusivo monopolio con un alto ingrediente de capital financiero internacional, además de debilitar la red pública hospitalaria, fortalecer la integración vertical, no resuelve la precarización y tercerización de los trabajadores de la salud”

Congresistas retiran firmas del proyecto Cabe mencionar que también en los últimos días han sido varios los congresistas que han enviado comunicaciones a las directivas de las comisiones séptimas, donde está siendo estudiada la iniciativa, informándole sobre el retiro de su firma de la iniciativa.

Uno de ellos, el senador Rodrigo Lara, quien señaló: “de la manera más comedida me permito solicitar el retiro de mi firma como coautor del proyecto de Ley 010 de 2020 Senado “por medio de la cual se dictan disposiciones orientadas a garantizar el derecho fundamental a la salud dentro del Sistema General de Seguridad Social de conformidad con la Ley 1751 de 2015, y la sostenibilidad del Sistema de Salud”, toda vez que esta reforma se presentó como iniciativa de bancada de Cambio Radical, partido en el que ya no milito.

Así mismo, los cambios introducidos al proyecto de ley ya no reflejan mis convicciones y por ello seguir acompañándolo iría en contra de mi conciencia y mis convicciones sobre la justicia en nuestro sistema de salud”.

Armando Benedetti, fue otro de los parlamentarios en solicitar el retiro de su firma como coautor, afirmando: “convencido de que es necesario e inaplazable dar un debate de fondo acerca de nuestro sistema de salud, los integrantes del Congreso debemos comprender que esta iniciativa dista mucho de los reclamos y necesidades actuales de la población y no es un buen punto de partida para iniciar tal discusión.

Por consiguiente, invito a los demás coautores a respaldar esta solicitud y a construir de la mano de la comunicada un nuevo proyecto”, consignó en el documento.

Parlamentarios rechazan el proyecto Es de precisar que el proyecto ha generado rechazo por parte de distintos parlamentarios, uno de ellos, el representante a la Cámara David Racero, quien al respecto sostuvo: “esa es una reforma a la salud que puede limitar el derecho a la salud de los colombianos.

Consideramos que puede ser peor el remedio que la enfermedad, estamos en una discusión muy profunda desde el Pacto Histórico, también para plantear una alternativa para este proyecto de la reforma a la ley de la salud.

Algo que hemos planteando desde tiempo atrás, especialmente en el corazón del sistema en este momento que es la intermediación financiera por parte de las EPS, si ese corazón no se toca a cabalidad y no se privilegia el derecho a la vida por encima del negocio, no tiene sentido ningún tipo de reforma a la salud.

Así que estamos en esa discusión y también es objeto de movilización”, detalló.

#politicaconlibertad