Por: Redacción

El senador y precandidato presidencial Jorge Enrique Robledo, a través de una misiva oficial, le solicitó al presidente de la República, Iván Duque Márquez, convertir en gasto público e inversión social para el país, los más de 2 mil millones de dólares de los Derechos Especiales de Giro DEG, del Fondo Monetario Internacional FMI.

“Como usted bien sabe, el Fondo Monetario Internacional aprobó la emisión de 650.000 millones de dólares en Derechos Especiales de Giro, los cuales se distribuirán entre los países del mundo en proporción a su participación en esa institución. Colombia recibirá alrededor de 2.700 millones, unos diez billones de pesos, al costo de pagar un interés de solo el 0,05%. Y el principal no debe ser devuelto al FMI, por lo que esos recursos no incrementan la deuda externa”, explicó Robledo.

En ese sentido, detalló que según las cláusulas del FMI y la experiencia internacional, estos DEG pueden utilizarse para fortalecer las reservas internacionales de Colombia o para trasladarse, vía Banco de la República, al Ministerio de Hacienda, para que los incorpore al Presupuesto General de la Nación. «Dado el gran déficit fiscal de Colombia y las muchas necesidades nacionales,  producto de las crisis de su modelo económico y de su empeoramiento por la pandemia, sería un craso error que el Gobierno Nacional congelara en el exterior esos 2.700 millones de dólares, cuando tiene el derecho de invertirlos en el país”, explicó el legislador.

Según el parlamentario, con dichos recursos, se podría entre otras cosas, mejorarle la calidad de compra a los más necesitados, respaldar el empleo y la producción de las pequeñas y medianas empresas urbanas y rurales, mejorar la situación de campesinos e indígenas y respaldar a las cínicas y hospitales necesitados, así como pagarles las deudas labores a los trabajadores de la salud, “todo lo cual mejorará la vacunación, lejos aún de alcanzar la inmunidad de rebaño, clave para el país”, puntualizó.

Cabe recordar, que hace algunas semanas, Robledo se refirió al tema del desempleo en Colombia, señalando que “las cifras antes de la pandemia son dolorosas”, y explicando que para superarlo, desde su punto de vista, el país debe unirse en torno a 3 ideas, direccionadas a reconocer que se está mal, evaluar el tipo de reformas a la economía que necesita el país y poder integrar en ello a todos los eslabones de la sociedad colombiana.

Precisó el precandidato presidencial, que entre “desempleados reconocidos por el Dane y unos llamados inactivos, gente que queriendo trabajar no lo consigue, teníamos 12 millones de compatriotas en esa situación. Además, hay cinco millones de colombianos que debieron irse del país porque no pudieron emplearse en Colombia. El Ministerio de Hacienda precisa que la informalidad es del 69%. Informalidad significa empleo precario y bajos ingresos”, expuso el parlamentario.

En esa línea, señaló que hay otra cifra muy elocuente, y es que “apenas cotiza para pensión el 23% de los colombianos, entre quienes trabajan y quisieran trabajar, pero ese mínimo porcentaje apenas cotiza sumas que les aseguran una vejez en condiciones supremamente duras, sin un ingreso suficiente. Hagamos un ejercicio para entender en qué consiste el fenómeno. Si empleáramos a esos 12 millones de personas que queriendo trabajar no pueden hacerlo, se podrían crear en Colombia 240 mil empresas de cincuenta trabajadores cada una, o sea, empresas y empresarios de una cierta importancia”, precisó el senador.

#politicaconlibertad