Por: Redacción

*“Barranquilla no se merece un aeropuerto sin terminar”.

Tras las imágenes vistas este fin de semana del estado del aeropuerto de Barranquilla, Ernesto Cortissoz, en el que se mostraba que el área de migración tenía goteras, por lo que operarios tenían que sostener sombrillas para evitar que se dañaran los equipos y continuar con la prestación del servicio, el alcalde Jaime Pumarejo convocará una reunión con usuarios, gremios, concesionarios y Gobierno Nacional, para revisar cronogramas, inversiones y fijar compromisos.

“El mensaje es que Barranquilla no se merece un aeropuerto sin terminar, entendemos que la pandemia ocasionó un estrés en el flujo de caja del contratista, pero ya la Agencia Nacional de Infraestructura ha dicho que mediante mecanismos reconocerá lo que haya que reconocer legalmente, para que el contratista pueda mejorar su situación de caja, pero hasta que eso ocurra le pedimos al contratista que se ponga la mano en el corazón e invierta de sus recursos mientras se solventa la situación por parte del Estado”, indicó el alcalde Pumarejo.

Cabe resaltar que esta es solo una de las muchas denuncias que han hecho los usuarios luego de la apertura del aeropuerto, pues muchos no quedaron satisfechos con la obra, además el mandatario aseguró que este debe tener condiciones mínimas para operar, por ello es necesario que este tipo de situaciones no se presenten en el Ernesto Cortissoz.

“Necesitamos un aeropuerto terminado, necesitamos una experiencia confortable y agradable para los usuarios, para que Barranquilla tenga el aeropuerto que esté acorde con la ciudad que estamos construyendo. Necesitamos que el concesionario explique cuál es el cronograma, qué obras faltan y qué acciones se tomarán para hacer los arreglos.

Una gotera no es una obra menor, y las imágenes que vimos ayer no deberían darse”, puntualizó Pumarejo Heins. Es por eso, que en los próximos días el alcalde solicitará una reunión con el concesionario, con el Gobierno Nacional, los congresistas y con los medios de comunicación para que haya compromisos certeros de plazos, de inversiones y lo más importante: que el mantenimiento menor no pase a segundo plano.

«El mejor aeropuerto es el que recibe muchos pasajeros y vuelos, pero debe tener unas condiciones mínimas para operar. Que el concesionario demuestre un poco de amor por Barranquilla y por qué se ganó esta obra» finalizó el mandatario distrital.

#politicaconlibertad