Las primeras conjeturas que han surgido hasta ahora en lo referente a la posibilidad del incremento de las importaciones de leche en polvo hacia Colombia es que se podría presentar una sobreoferta que, automáticamente, originaría muchos inconvenientes a los productores de nuestro país.

Según lo que se sabe hasta ahora es que a través de los anunciados TLC que próximamente entrarán en vigencia llegará abundante leche en polvo desde Estados Unidos y la Unión Europea.

Este es un hecho que ha producido ciertas inquietudes entre los productores de leche de Colombia,  especialmente por el anunciado incremento de las importaciones de leche en polvo que según algunos podrían saturar el mercado colombiano en este 2022 y los años venideros.

Según los entendidos en la materia, esta será una circunstancia que posiblemente podría traer consecuencias no muy favorables para los pequeños y medianos productores, si tenemos en cuenta que la abundancia que generarán estas  exportaciones causarían una tendencia hacia la baja en los precios para los pequeños productores.

Según los analistas, esta leche en polvo que estará entrando al país se constituirá en una amenaza a pequeños, medianos y hasta a los   grandes productores, por las circunstancias antes señaladas.

Con las importaciones anunciadas es factible que se pueda producir algo similar a lo que ocurrió  entre el 2015 y el 2018, cuando hubo una permanente amenaza por parte de la industria procesadora, la cual argumentaba que el exceso de leche obligaba a bajarle el precio al productor.

No obstante, los gremios que conforman la Federacion de Ganaderos, han considerado como un acto inoficioso que algunos estamentos hayan fomentado eventos tendientes a manifestar su oposición a estas masivas importaciones.

En la otra cara de la moneda están los que  conceptúan que la idea de pedirle, en días pasados, a los productores de leche  de Colombia que se movilizaran hasta los puertos, por los que entrarían el producto, para que protestaran contra  las importaciones de leche, constituye un  inútil  procedimiento que solo logrará que pierdan tiempo y dinero, teniendo en cuenta que eso de  invitar a marchar para que sus asociados dejen de producir se puede catalogar como un absurdo, ya que tal posición va en contra de formular soluciones y propuestas con sentido institucional.

Los argumentos que aducen los analistas de la situación nos conducen a concluir que con el incremento de las  importaciones de leche que se ven venir es posible que se pueda presentar una saturación del mercado de los productos lácteos en todo el territorio nacional, lo que generaría un mal precedente como el ocurrido hace algunos años con la apertura económica del presidente Gaviria, lo que trajo como consecuencia la desaparición de los productores de algodón en el país, produjo que a los textileros colombianos les resultaba más barato comprar la materia prima en Estados Unidos que aquí en Colombia.

Hay quienes han conceptuado que los primeros interesados en que los industriales hagan su trabajo son los propios ganaderos permitiendo que se pueda  llegar a la propuesta de una Colombia autosuficiente en leche, proyecto en el que se ha venido trabajando durante muchos  años, aspiración que se puede truncar con la entrada en vigencia de los anunciados Tratados de Libre Comercio que incluyen la leche en polvo como uno de los principales productos a introducir a nuestro país.

#politicaconlibertad