Por: Jorge Vergara Carbo

Dos portales de Bogotá, “Primera Línea” y “La Silla vacía”, al igual que el exministro Juan Camilo Restrepo en el periódico “El Siglo” y el barranquillero Adalai Stevenson en el portal “Corrupción Al Día” han manifestado sus puntos de vista con relación a la negociación que se diera entre el Distrito de Barranquilla, la SAE y la empresa Alumbrado Público de Barranquilla. Estas posiciones llevaron a la emisora la W, en cabeza de Julio Sánchez Cristo, a debatir el tema, entrevistando al exministro, como a Adalai y al alcalde Jaime Pumarejo.

Para entender las distintas posiciones y poder llegar a una conclusión sobre si la negociación fue buena o mala para el Distrito de Barranquilla, se hace necesario hacer un recuento de como empezaron y concluyeron las negociaciones entre el Distrito y la SAE.

Sea lo primero decir que las negociaciones empezaron un 19 de marzo del año 2021, cuando el alcalde Jaime Pumarejo le propuso a la SAE, negociar las acciones que esa entidad administraba de la Triple A, con la finalidad de que el Distrito de Barranquilla, tuviera “el control” de las acciones de la Triple A.

La propuesta del alcalde tenía fundamento, en  los artículos 8, 9 y 10, de la Ley 2155, que autoriza a la SAE, a negociar directamente con las entidades públicas los activos que administre, Dice textualmente  “Venta Directa a entidades públicas. “En el caso de participaciones accionarias o de capital, sociedades o establecimientos de comercio, la Sociedad de Activos Especiales podrá otorgar derecho de preferencia en la compra a entidades de derecho público cuando las circunstancias de interés público evidencien que es pertinente”. A lo anterior hay que añadir, que la Ley le permite a la SAE, a vender anticipadamente los bienes que tienen en custodia.

La propuesta del alcalde fue aceptada por el Director de la SAE “Andrés Ávila” en el mes de agosto del año 2021, determinando crear un grupo de trabajo que sentará las bases de cómo se haría la negociación. Fueron varias las alternativas estudiadas por parte del Distrito, algunas no fueron aceptadas como la de “pagar el valor acordado con las utilidades de la empresa”.

Ante esta negativa por parte de la SAE, y la realidad financiera del Distrito, “alto endeudamiento alrededor de $2 billones, de deuda financiera y una suma similar en vigencias futuras excepcionales”, buscaron otras fuentes de financiación, entre ellas previa conversación con los socios privados de la empresa “Alumbrado Público de Barranquilla”, proponer adquirir las acciones de la SAE (82.16%), a través de esa  empresa, donde el Distrito posee el 65%, de las acciones y el otro 35%, los privados William Vélez y la familia Daes, quienes participan en Alumbrado Público como socios de la empresa “Barraquilla Capital de Luz” En la cual William Vélez tiene el 80%, y los Daes el 20%.

Después vino el proceso de contratar a tres firmas calificadoras, por cada una de las partes, para llegar a determinar el valor del 82.16%, de las acciones de la Concesión Triple A. El valor acordado fue de $560.000 millones, los cuales serían pagados por los privados así: 50%, en efectivo hasta diciembre de 2022, y el resto a diez (10) años, con las utilidades de la empresa, previa garantía bancaria de los privados a la SAE. Para esta operación el Distrito sigue recibiendo el 30%, del flujo de efectivo libre de caja, de la Triple A, y no pone un solo peso de su presupuesto.

El contrato de “compra Venta” de las acciones, se firma el 3 de diciembre del 2021, con la presencia del señor presidente Iván Duq ue, el alcalde del Distrito de Barranquilla, Jaime Pumarejo, y el Director de la SAE Andrés Ávila, en la ciudad de Barraquilla, tal como lo registraron los distintos medios de comunicación.

 PODER ACCIONARIO ANTES DE NEGOCIACIÓN

ENTIDAD            MILLONES ACCIONES                         %

SAE                           60.4                                            82.16

DISTRITO                  10.7                                          14.50

PRIVADOS (5490)      2.4                                            3.34

REPARTO ACCIONES DE LA SAE 60.4 MILLONES

ENTIDAD             MILLONES ACCIONES                         %

DISTRITO                    39.3                                             65

Barranq. Cap.LUZ       21.1                                             35

PODER ACCIONARIO POS NEGOCIACIÓN

ENTIDAD         MILLONES ACCIONES                             %

DISTRITO 1                10.7                                           14.5

DISTRITO 2                 39.3                                          53.5

TOTAL DISTRITO        50.0                                           68.0

B/QUI CAP LUZ           21.1                                         28.7

William Vélez               16.9                                       23.0

Fam. Daes                      4.2                                        5.7

PRIVADOS (5.490)          2.4                                     3.3

En síntesis, el Distrito queda con 50 millones de acciones, que sobre un total de 73.5 millones, le da una representación del 68%, en la concesión Triple A. Los nuevos privados quedan con el 28.7%, de las acciones y los 5.490 privados con el 3.3%.

En esta transacción no hay perdedores, gana el Distrito al pasar de poseer el 14.5% al 68%, de las acciones, porcentaje que le garantiza “el control “total de la empresa, ya que como mínimo le garantiza tres (3) puestos en la junta directiva, Ganan los inversionistas de Barranquilla Capital de LUZ, que se hacen al 28.7%, de las acciones, otorgándoles como máximo dos puestos en la junta de la Triple A. Pero a costa de tener que desembolsar en un año $280.000 millones, de pesos y los otros $280.000 millones, con las utilidades de la empresa. Los 5.490, inversionistas ni ganan, ni pierden, siguen teniendo su mismo poder accionario.

CUAL ES EL ESTADO FINACIERO Y ADMINISTRATIVO DE LA TRIPLE A HOY.

La Triple A, hoy maneja el 100%, de los servicios de agua y alcantarillado, en 23 municipios del Atlántico, y el aseo de Barranquilla entre otros, menos el aseo de las calles que lo manejan tres empresas que contratan a los “escobitas” entre  ellas una de William Vélez. Tiene una utilidad promedio en los últimos años de $90.000 millones, unas utilidades por distribuir de $115.000 millones, una deuda financiera del 19.3%, adquiere bienes y servicios por $400.000 millones, invierte $60.000 millones, tienen unas ventas de $700.000 millones, una planta de personal de 1736 personas, y genera 2.703 empleos indirectos, con un personal muy profesional y un sindicato comprometido con la empresa.

Esa es la radiografía de la empresa triple A que indudablemente es un buen negocio para quienes participen en ella, y principalmente para quién tenga “el control”.

A partir de la próxima asamblea de la empresa, que debe realizarse en el mes de marzo, el Distrito pasará a tener “el control” absoluto de la Triple A, con el 68%, de las acciones, logrando mínimo tres (3) puestos en su junta directiva.

Eso era lo que queríamos los barranquilleros, que antes de terminar la concesión el Distrito logrará adquirir la mayoría de acciones de la triple A. Lo logro sin necesidad de invertir un solo peso.

Todo lo que ha obtenido con esa negociación el Distrito ha sido ganancia, que parte de esa ganancia la comporta con dos privados mayoritarios y 5.490 accionistas, minoritarios,  hasta el día en que se venza la concesión, sin invertir un solo peso, es un triunfo parar la administración actual del Distrito, y por supuesto del equipo que contribuyó a que se dieran esos resultados.

Logro que consiguiera el alcalde Jaime Pumarejo, con el apoyo del señor William Vélez y la familia Daes, que se atrevieron a invertir en una concesión que vence en el año 2033, sino que también  el señor William Vélez, con el alcalde hicieron  el lobby respectivo ante el presidente Duque y la dirección de la  SAE, para que esta negociación  llegara  a feliz término. Para todos es conocido, que el señor William Vélez es muy del corazón de Álvaro Uribe Vélez.

CUAL FUE LO MALO DE ESTA NEGOCIACIÓN

Lo malo de esta negociación, es que se hizo igual que la negociación de Electricaribe, bajo el principio de  confidencialidad, por medio de la cual se asegura que tras terminar una relación laboral jurídica o comercial, no se pueda informar libremente de aspectos y datos relevantes para otra empresa.”, Nunca hemos compartido ese criterio, porque las negociaciones con dineros públicos deben ser públicas, justamente para evitar malas interpretaciones. En esa negociación, como en la de Air-e y Afinia, nunca se ha debido esconder la información de esas negociaciones. Lo público debe ser público. Tanto es así, que a la fecha no conocemos el valor de la negociación de Electericaribe. A raíz de eso vienen las suspicacias que genera este tipo de negociaciones.

Los argumentos principales de las voces disidentes, la registraremos textualmente de acuerdo a las distintas publicaciones, así como también haremos nuestros comentarios a las voces disidentes y por supuesto a la negociación,  para que ustedes se puedan formar su propio criterio,  y  decidir si la negociación fue buena o mala para el Distrito.

VOCES DISIDENTES

Los disidentes conocidos han sido los portales “Primera Plana”, la “Silla vacía “y dos artículos uno en el Siglo, de Juan Camilo Restrepo y el otro en Corrupción al Día de Adalai Stevenson.Que plantean estas voces: La Silla Vacía titula “GOBIERNO DUQUE VENDIÓ PARTE DE TRIPLE A A DAES Y VÉLEZ CON ARGUMENTOS ENGAÑOSOS,  jUAN cAMILO rEStREPO QUE SE BASA EN “LA PRIMERA LINEA”el publicitado regalo a Barranquilla no fue recibido en su totalidad por ella: 65% solamente fue a dar a la participación municipal en Apbaq, al paso que el 35% restante engrosó el patrimonio de dos particulares que son accionistas de la empresa receptora del valioso regalo. Si el valor estimado de la triple A es de US$ 500 millones, significa que los afortunados particulares de la sociedad receptora vieron acrecidos sus patrimonios en US$ 175  millones. Por su parte Adalai Stevenson en el portal “Corrupción al Día” dice”Pese a la insistencia de la prensa y la administración pública en señalar que Barranquilla “recobró” las acciones de la Triple A, esa información no es cierta. Primero porque la empresa que compra las acciones no es el Distrito sino APBAQ, en donde el Distrito de Barranquilla es socio directo pero en la Triple A es indirecto y además termina pagando lo que en derecho le pertenece. Un pésimo negocio por donde se le mire y un estupendo regalo a los socios de APBAQ”.

Veamos por parte los argumentos de las voces disidentes, comentario que los podemos sintetizar, en que el problema está en que el Distrito no es el adquiriente del 100%, de las acciones que tenía en custodia la SAE, lo que según ellos el Distrito no “recobró” las acciones dfe la Triple A

Antes de entrar en detalle, creo que para entender el problema y ver la desinformación que tienen quienes consideran que la negociación fue un mal negocio para el Distrito, es bueno que entiendan que lo que se compro fue la participación de la SAE en la “concesión” de la triple A, que tenía el 82.16%. Esto me lleva, a definir, que es una concesión” 1.Acción de conceder algo que se pide o se desea. Acción de otorgar una administración a particulares o empresas el derecho para explotar alguno de sus bienes o servicios durante un tiempo determinado.

La Triple A, es una concesión, lo que significa que el propietario de los activos es el Distrito de Barranquilla, quién tendrá que reconocerle a los concesionarios  el valor de las inversiones que hicieron con sus recursos, y que no alcanzaron a depreciarse, las cuales se contabilizan como activos intangibles.

Caso contrario es el que se dio con las electrificadoras del Caribe, para su privatización se procedió a vender los activos de la empresa.

La concesión de la Triple A, se vence en el año 2033, fecha en que la alcaldía Distrital podrá definir si prorroga dicha concesión o la da por terminada.

No entienden las voces disidentes, lo que es una concesión y lo que es una venta de activos. Por eso el exministro Juan Camilo Restrepo, sin ningún estudio de valorización de la concesión, y mucho menos de los activos de la Triple A, afirma que la concesión vale US$500 millones, es decir, $2 billones de pesos, como si lo vendido fueron los activos de la Triple A, que le pertenecen al Distrito. Lo anterior lo llevo a  decir que los favorecidos con esa  negociación fueron los particulares. Extraña posición viniendo de un exministro de Hacienda. Por supuesto que en toda transacción se benefician quienes participan en ella.

Igual error cometen los de la Silla Vacía, y Adalai Stevenson, al afirmar que el regalo es para los privados y no para el Distrito, ya que este no recupero las acciones en su totalidad.

Craso error de ambos, porque el Distrito si recupero con esta negociación el “control” accionario de la Triple A, al pasar su poder accionario de 14.5%, al 68%. Porcentaje que le da “el control” en la Asamblea de Accionistas para elegir por lo menos a tres (3) principales con sus respectivos suplentes en la junta directiva. Si esto no es poder, que expliquen que es: :

No es necesario que uno tenga el 100%, de las acciones para tener “el control” de la compañía, tan solo se necesita el 50.001%, para tenerlo.

Tampoco entiendo el cuestionamiento que se le hace a los a dos socios privados, en especial a uno que tiene 26 años, de estar vinculado contractualmente con la Triple A (William Vélez), quién desde el 5 de julio de 1.994, hasta el 28 de febrero de 2020, tuvo la concesión del aseo, sin que los que hoy lo critican hubieran dicho alguna cosa, como tampoco lo dijeron cuando los españoles de Inasa, con la familia Gerleín  y sus amigos, manejaron la concesión de la Triple A, a su antojo hasta el punto de apropiarse de su manejo administrativo y técnico. Que decir de la familia Daes, que lo que ha hecho es crear empresas, para generar empleo y a través de su Fundación realizar obras sociales para beneficio de los más necesitados. Que son contratistas del Estado, que hasta la fecha han cumplido con todos sus contratos sin ningún tipo de problemas.

Lo ideal, para las voces disidentes, era que el Distrito comprar el 100%, de las acciones en cautiverio por la SAE, pero lo ideal no siempre es lo posible. El Distrito no tiene recursos financieros para realizar ese ideal, por ello, tenía que ingeniarse una alternativa que le permitiera adquirir las acciones, sin necesidad de invertir un peso, y poder tener “el control” de la empresa, que fue .lo que expreso el alcalde Jaime Pumarejo en el mes de marzo, a quién mal interpretaron los de las voces disidentes, ya que el nunca hablo de comprar el100%, sino de ejercer “el control” y para ello no necesita ser propietario de todas las acciones, ya que si lo lograra s terminaría la concesión. Eso no lo entienden quienes lo critican. Consulten el periódico” El Heraldo”, del mes de marzo para que lean, lo que el alcalde dijo sobre el tema.

QUE PUEDE PASAR CON LA TRIPLE A

Pueden pasar varias cosas,.

  1. Que el Distrito decida prorrogar la concesión por los años que estime conveniente
  2. Puede suceder, que en lo que falta de la concesión (12 años) se repita lo mismo. Que el privado capitalice y el público no. Perdiendo cada vez que se capitalice poder accionario el Distrito.
  3. Que el alcalde de por terminada la concesión y todo quede en manos del Distrito en el año 2’034..
  4. Que el Distrito dependiendo de su situación financiera (2.034) busque un socio nacional o extranjero, pero ya no en concesión sino como propietario de los activos de la empresa, tal como funciona Alumbrado Público de Barranquilla, o Energía eléctrica de Bogotá con o ISAGEN o AIR-E y AFINIA.
  5. Otro evento, es que la concesión actual decida devolverle el contrato del aseo, al señor William Vélez mediante una nueva concesión. Lo que significaría, un detrimento patrimonial para la Triple A, y una falta de palabra del alcalde, al permitir la tercerización del aseo.

Conclusión:

  1. a) El negocio de la compra de las acciones que administraba la SAE, fue buena para el Distrito. Aumento su participación accionaria del 14.5% al 68%, Mantiene el pago de regalías del 30%, sobre el flujo de caja efectivo, que le representa unos $30.000 millones, de libre destinación. Logra con ese paquete de acciones manejar la empresa. Todo sin tener que desembolsar un solo peso
  2. B) Los Atlanticenses y en especial los barranquilleros, tenemos que apoyar a la Triple A. Esa empresa nos pertenece por ello hay que defenderla y respaldarla.
  3. C) La Triple A, es una empresa rentable, que a pesar de los manejos turbios que se han dado, sigue generando utilidades y prestando un servicio aceptable, pero que debe mejora.
  4. D) El esfuerzo de la nueva administración con su junta directiva debe tener como prioritario disminuir los niveles de pérdida de agua tratada del 53%, al 30%, en cinco años.
  5. E) Planificar bien las inversiones en el acueducto del Norte, como las de ampliación del alcantarillado y el aseo.
  6. F) Lograr convertir a todos los barranquilleros en accionistas de la empresa, sacando una emisión de acciones en la facturación de la empresa, para que el que la quiera adquirir la pague y reclame su título en la empresa,
  7. G) Profesionalizar cada vez más, al personal vinculado a la empresa, y apoyar la política sindical de la empresa-.
  8. H) Otorgarle a la gobernación del Atlántico un puesto de principal con su suplente en la junta directiva de la empresa, para que represente a todos los alcaldes donde la Triple A, presta sus servicios.

La Triple A, es un patrimonio nuestro que tenemos que cuidar.

#politicaconlibertad