Por Unidad Investigativa

Pacto de peleas, torcidas de ojos y pisadas de callos, eso es lo que se percibe al interior del Pacto Histórico. Una bomba a punto de explotar.  ¿Están negociando avales y puestos públicos en Bogotá?. En el Pacto Histórico Atlántico se comienzan a revivir los egos y enfrentamientos  entre sus líderes, quienes intentan  medirse para demostrar cuál es la voz con mayor peso, sin que les importe los daños colaterales.

Con la fama que poseen algunos líderes de la izquierda que corriendo al máximo negocian avales y supuestos puestos en Bogotá, parece que se tratara de depredadores. En el Atlántico la pelea que se asemeja al canibalismo se da entre dos miembros del Pacto Histórico: Javier García Felizzola y Máximo Noriega Rodríguez, quienes mantienen una lucha por demostrar que las candidaturas que proponen son las más “acertadas”.

UBICAR GRANDE EN DONDE SE VEA

En el caso de Felizzola, con ínfulas de “mandamás”, y sin tener las directrices claras por parte del Pacto Histórico, anda a diestra y siniestra reuniéndose con líder que se le cruce, lo que de acuerdo con una fuente confidencial le costará ser sometido al comité de ética de la Colombia Humana, un hecho muy contrario a lo que promulga.

De hecho, recientemente tal y como lo dio a conocer el periodista Jorge Cura, Javier García Felizzola se reunió con el exconcejal de Barranquilla, Alfredo Varela, quien en su momento aspiró a la Gobernación del Atlántico por el Partido de la U. ¿Por qué tanto desespero de Felizzola?.

Como si fuera poco,  desde mediados de noviembre Felizzola está recibiendo visitas que son voz populi como la de Santo Tomás, Atlántico lo que evidencia un pacto no tan unido. Incluso, se ha reunido con personajes de Pueblo Viejo y Ciénaga, Magdalena, ¿Qué hace un político del Atlántico en el Magdalena?, huele a traición.

La pregunta que surge es, ¿Cómo será la elección en el Magdalena?, será que desde el Pacto Histórico Atlántico respetarán los acuerdos con los partidos amigos buscando la fuerza para fortalecerse o seguirán divididos fraccionándose cada día más. ¿Se respetarán mutuamente los apoyos?. El Magdalena está como para tomar balcón.

Tal será el punto de disgusto con Felizzola, que el diputado del Atlántico Nicolás Petro lo sacó de su grupo de trabajo de la Duma, ¿será que hubo choque de ideas?, o hay algo que no sepamos todos. Lo que sí es cierto es que las fracciones cada día se hacen más evidentes y entre egos, peleas, decisiones aceleradas y  protagonismo, lo único que se asoma son tiempo oscuros.

Irónicamente, a pesar de ser el Pacto Histórico la colectividad que llevó al poder al actual presidente de la República, en las regiones parece no tener hasta el momento candidaturas que representen una opción de poder clara. Lo anterior, genera que las divisiones se hagan evidentes y los conflictos pasen a ser públicos.

En Bogotá también hay agarrón entre Roy Barreras y Gustavo Bolívar

Precisamente, en las últimas horas quedó en evidencia la ruptura de la colectividad al interior del país. Las diferencias entre Roy Barreras y Gustavo Bolívar fueron protagonistas al referirse a las candidaturas del Pacto Histórico. Todo inició cuando Barreras propuso a Vargas Lleras como candidato a la Alcaldía de Bogotá, lo que generó gran polémica.

Sobre el tema, se refirió Gustavo Bolívar, quien precisó: “para ser candidato del Pacto Histórico tienen que vencer en consulta, a otros aspirantes. Ej: En una ciudad pueden salir candidatos a la alcaldía del Polo, Maíz, UP o Colombia Humana. El que gane la consulta será candidato del Pacto”, señaló. La pregunta es: ¿Qué pasa con el Pacto Histórico y sus líderes?.

#politicaconlibertad